¿LA LIBRE CIRCULACION COMO FIN A TODOS LOS PROBLEMAS?

Por favor por una vez escuchen a los que estuvimos en los paises pobres.

En Nakuru (Kenia) mantengo una conversación con un empleado del hotel barato en el que me hospedo. Me explica sus sueños de venir a Europa, concretamente a España (al conocer mi procedencia). Le digo, “pero en España no hay trabajo, que conoces tú de España?”, “oh, no es verdad, en España sois muy ricos, mira lo que ganan los futbolistas del Barcelona y del Real Madrid”, “si, pero el problema es que no todos podemos hacer con los pies las cosas que hacen Neymar y Messi”.

Ciertamente gana una verdadera miseria, 80 dólares al mes. Y depende de las propinas para sobrevivir. Con propinas alcanza los 200 dólares, aun muy poco incluso para una ciudad de provincias keniata. El hotel, pese a ser muy básico y sin servicio de habitaciones y mentenimiento inexistente cobra 20 dólares la habitación. Con 4 habitaciones individuales, el empresario paga el salario de un empleado. En España donde una habitación similar costaría unos 50 euros, serían necesarias 20 pernoctaciones para cubrir el salario neto y unas 30 para cubrir el salario bruto de un trabajador.

Le explico que deben trabajar para reclamar salarios justos, y que si no se agrupan, llevan todas las de perder. Que irse a vivir en Europa a 7.000 km de su familia, de sus hijos, no solucionará nada, y privará a sus hijos de su padre.

No hay nada que hacer. El sigue en sus trece de querer venir a Europa.

No existen ONGs que trabajen para enseñar a la población local como reclamar salarios justos, como organizarse. Si hubiese una, no duraría dos telediarios. Su director ejecutivo aparecería muerto en extrañas circunstancias. Suicidio, dirían. Suicidio con dos o tres balazos en la cabeza.
Si surgiese un partido político con tales ideas revolucionarias, y por aquellas ganase en las urnas; inmediatamente intervendría la administración estadounidense. En cualquier país subdesarrollado hay “intereses” de algún industrial estadounidense, y si no británico, francés, chino. Intereses basados en estas fórmulas neoesclavistas. Comenzarían con campañas de desestabilización en los medios; después financiarían a la oposición con tremendas inyecciones de capital; y si la cosa no funcionase hasta se plantearían armar a algún grupo contrarrevolucionario compuesto de mercenarios o delincuentes comunes. Llevan más de 100 años haciéndolo. Estados Unidos y su fiel pareja; los calzonazos de la Unión Eeuropea necesitan un mundo lleno de países donde la gente gane menos de 100 dólares al día.

No, amigo lector; en Kenia, en Uganda, en Tanzania, en Etiopía, en Sudán la gente ya no va con taparrabos ni con lanzas, como todavía mucha gente todavía cree en Europa. Los chicos visten tejanos y camisetas de los clubs europeos de fútbol, y el que trabaja en una oficina o en un banco lleva traje y corbata. Muchos usan smartphones, e incluso hay clases medias que hacen turismo y salen a cenar. Muchos chavales tienen estudios universitarios y están perfectamente capacitados para desarrollar competentemente un trabajo de ingeniería, de salud; un trabajo que sin embargo no existe. La falacia de que la educación generaría un mejor nivel de vida. La realidad es que la riqueza solo se genera con dinero y con inversión productiva, no especulativa (que es la que desangra Africa).
El problema que tienen en el fondo no es tan diferente al de los últimos tiempos en España. Desempleo, bolsas de pobreza y trabajadores que incluso trabajando son pobres. Al fin y al cabo esos 200 dólares de Nakuru no son muy distintos de los 600 del salario mínimo en España puestos en relación al nivel de vida de ambos países.

Si paseamos por el centro de Nairobi, entres sus rascacielos y calles límpias no nos dará la sensación de estar en el tercer mundo. La cosa cambia si nos desplazamos a los extrarradios. Pero eso también pasa en España. Pasa en el Gallinero, a tan solo 10 km del centro de Madrid. La diferencia entre Kenia o España es una cuestión de porcentajes de pobres. Y tal vez las estadísticas nos darían alguna sorpresa más.

La globalización consiste en eso. Desarrollo y prosperidad para pocos. El modelo económico necesita de las desigualdades y de las bolsas de pobreza para existir, ya que esa es su esencia.

Ya hace tiempo que di por perdida la batalla de la igualdad y el reparto de la riqueza. No es una cuestión de ser utópico, es una custión de ser un iluso. Quien tiene el dinero, no tiene el menor interés en deshacerse de él ni a renunciar a una pequeña parte. Más bien al contrario, quiere más. Lo único que está dispuesto a hacer es a ocasionalmente repartir caridad o limosna para irse a dormir con la conciencia tranquila diciendo aquello de “que bueno soy”.

Si bien ya he dejado de aspirar a un mundo más justo, más igual; si que creo que como mínimo se debe aspirar a un mundo donde la gente no muera ahogada en el mar tratando de llegar a Europa.

Abrir las fronteras es la única solución. Los primeros años puede que haya una avalancha. Pero al final, cuando comprueben que ni allí las cosas están tan mal, ni aquí tan bien, muchos regresarán.

En Europa las fronteras están abiertas. Las diferencias salariales entre un portugués o un español respecto de un suizo, un sueco o un británico son mucho mayores que entre un keniata y un español. El nivel de desempleo de España del 25% comparado con el 4% de Finlandia es también brutal. Se dan las condiciones para que 10.000.000 de españoles se hubiesen desplazado ya a Finlandia a buscar una vida mejor. Y sin embargo españoles en Finlandia son 4 gatos. En todos los países hay un tope de población dispuesta a emigrar, incluso en Africa, y no creo qu exceda de un 5%.

Españoles que emigraron a Alemania y regresan al ver que aquello no es para tirar cohetes son cientos, miles tal vez.

Africanos que regresan a Africa son muy pocos.

La diferencia es que el africano hipotecó a toda su familia para pagar los 4.000 dólares de un pasaje a Europa a una mafia de traficantes de personas, se jugó la vida para llegar a Europa. Y se aferrará a ella como a un clavo ardiendo. El español emigrado a Alemania pagó 20 euros en un billete de Ryanair o 25 en un billete de Alsa-Eurolines, si regresa a España podrá volver a Alemania cuando quiera.

Mi tesis es en este caso la misma que defienden los gurús del neoliberalismo. La autorregulación del mercado laboral. El africano que llegue a Europa y no encuentre trabajo, y termine malviviendo en un albergue, si solo invertió 400 dólares de un billete de avión, terminará por regresar a su país, porque como dije antes, tampoco están tan mal en comparación con los que están mal aquí. Si invirtió su vida, permanecerá aquí a cualquier precio, incluso en la indigencia.

Es la prohibición la que hace las cosas misteriosas y atractivas.

Una respuesta to “¿LA LIBRE CIRCULACION COMO FIN A TODOS LOS PROBLEMAS?”

  1. Mari Cruz Says:

    Genial, comparto absolutamente todo aunque soy incapaz de expresarlo tan bien….de hecho me parece tan lógico que no entiendo por qué la gente piensa algo diferente al respecto…..Es necesario eliminar las fronteras!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: