ETAPA 20: ARUSHA Y EL ARCA DE NOE (LOS PARQUES MÍTICOS) o LA ÓPERA DE LA SABANA

PRELUDIO

Si Kilimanjaro ya desprende música por todos lados, lo que viene detrás no le va a la zaga: Arusha, Serengeti, Ngorongoro. O lo que es lo mismo safari, safari, safari.
Incluso para alguien como yo poco entusiasta del turismo de observación y fotografía de vida salvaje y de los documentales de animales; este era mi “must see once in a lifetime”.
Que leches, estaba en el corazón de África, donde el turismo inició su andadura como fenómeno exclusivo destinado a las clases altas a principios del XX, donde se da la mayor concentración de fauna salvaje en libertad seguramente de todo el planeta, y donde se inventaron los safaris. Así que yo también tenía que participar en uno.

ACTO PRIMERO: LA CONTRATACION

Nada mas llegar a Arusha y bajar del autobús con tu mochila, una legión de captaclientes, comisionistas, buscavidas te estarán esperando. Todos son el gancho de una determinada agencia que les pagará una comisión que se te repercutirá en el precio.

Casi todas las agencias locales ofertan el paquete típico de cuatro días tres noches por los parques nacionales de Tarangire, Serengeti y Ngorongoro.
Las que organizan los safaris económicos (budget) están abiertas a juntarte con un grupo (joining basis); mientras que las agencias que salen en la Lonely Planet (que lleva camino de convertirse en la guía de viajes para las realezas europeas, banqueros, grandes fortunas y familias evasoras de grandes capitales estilo Bárcenas o Pujol) cuando te ven entrar con esa pinta de mochilero y sin mirarte ni a los ojos sencillamente te dicen que no tienen ninguna salida programada. Estas agencias que salen en esa guía Lonely Planet originariamente pensada para mochileros de ajustado presupuesto parece que solo trabajan el viaje privado y los lodges de 1000 la noche.

Así que ante este panorama, ni que decir tiene que es muy conveniente invertir un día en Arusha en recopilar información, preguntar, mirar, mirar, mirar, comparar, regatear hasta dar con la oferta que mas te convenga y a ser posible prescindiendo de los comisionistas de turno.

El precio de partida para los safaris en tented camp (acampada) en este itinerario típico de cuatro días se fija en 170 dólares por dia de safari (donde se incluye alojamiento dentro de los parques en tienda, comidas sencillas, agua, entradas y jeep con conductor y techo practicable). No te debería resultar complicado bajar hasta 155. A partir de 150 ya empieza a ser un muy buen regateo. Si consigues bajar a 140 te has ganado la vuelta al ruedo. Para bajar un par de dólares de los 140 deberás de dar con algún operador realmente desesperado que tenga que cerrar algún grupo y para el que resultes su piedra angular.
Si en la calle has conseguido una oferta de 100 dólares o menos por día de safari en una agencia “que está en las afueras de Arusha” y que nunca has llegado a ver; métete las manos en los bolsillos, sujeta tu cámara, tu móvil y tu cartera con fuerza, mira a tu izquierda y derecha y…..corre todo lo que puedas, …y asegurate de que no te sigan!

Nunca hagas un pago a nadie fuera de una oficina con cara y ojos, con las certificaciones correspondientes y sin un recibo debidamente sellado y firmado. Y sobretodo asegurate de que el precio de las entradas a los parques esté incluido. Hablamos de algunos de los parques nacionales con las entradas mas caras del mundo.
A título indicativo solo la entrada al crater del Ngorongoro ya cuesta 200 dólares para un día.
Mi elección final vino condicionada además de por el precio, por las facilidades de pago.
Al no disponer de demasiado efectivo, el vendedor aceptó un pago de 200 dólares, y emplazó a que el balance pendiente lo liquidara con mi tarjeta de crédito en los parques asumiendo mis entradas y el diferencial redidual con la entrada de algún compañero.
Eso me ahorraba el 4% que me cobra mi banco cada vez que saco de un cajero y a la vez también a hacer un adelanto muy gordo de dinero.

INTERVIENEN EN ESCENA

Antes de nada dejadme que os presente a los personajes de la ópera: Alice y Leah. Estadounidenses de las buenas, por suerte no todos allí son tejanos fanáticos de los rifles, ni suprematistas de Alabama, ni psicópatas de la banca de inversión Goldman Sachs.
Leah es una cooperante que trabaja en una ONG en Kigali, Ruanda. Alice, su amiga que había ido a pasar unos días con ella trabaja en las oficinas de ACNUR en Suiza. Admito que encuentro atractiva a Alice, pero lo nuestro es imposible. Yo soy un hombre casi casado, y ella es demasiado joven….y si Carol lee esto igual me mata. (Cariño esto yo….es para comprobar que lees el último bazar).
Por otro lado están Merek (Miroslav) y Jan, dos checos de mi quinta, de vacaciones de un mes por Tanzania que se acabarían bebiendo la producción mensual de Kilimanjaros y Serengetis.
Y completa el grupo Methan, un canadiense de origen indio ya retirado que a sus 65 años se ha propuesto el reto de caminar sobre las montañas mas altas de cada continente hasta los límites entre el senderismo y el montañismo.

Ellos serán mis compañeros de safari, además de Aly y Simon nuestro guia/conductor y nuestro cocinero.

DESARROLLO, ESCENA PRIMERA, TARANGIRE
ELEFANTES Y BAOBABS

El recorrido por las tierras del noroeste de Tanzania comenzó en el parque nacional de Tarangire. Eclipsado por el imponente nombre de sus vecinos Ngorongoro y Serengeti, Tarangire ha sido una de las mas grandes sorpresas del viaje. Y es que en este parque se encuentra la mayor concentración de elefantes africanos del mundo.
El elefante africano (algo mas grande que su primo hermano asiático) es el mayor animal que habita fuera del mar. Y parece que al fin (al menos en Tanzania y Kenia) ha encontrado la protección que merece. Aunque aun quedan otros países más subdesarrollados en los que pagando, te ponen el elefante delante para que demuestres lo machote que eres con un rifle y tu buena puntería (manda huevos si no aciertas con un elefante). Un producto especialmente pensado para reyes que se empiezan a hacer mayores y para banqueros con tarjeta black.
En Tanzania sin embargo, no solo no se permite la caza, si no que los rangers de los parques nacionales tienen orden de disparar a matar si tienen un encuentro con furtivos. Es lógico porque los otros tampoco disparan al aire.
En cualquier caso Tarangire es un auténtico santuario para los elefantes. En nuestro game de tres horas sin exagerar debimos ver mas de medio millar de ellos, en manadas, en grupos familiares, individuos sueltos, madres con sus crias.
El parque, carente de grandes depredadores y repleto de baobabs y acacias constituye su habitat perfecto. Además pueden verse jirafas, antílopes, gacelas Thompson, ñus…
Así que no hay que perdérselo, teniendo en cuenta de que va de camino a los dos grandes. World class, y todo un misterio que no sea un World Heritage.

DESARROLLO ESCENA SEGUNDA: SERENGETI
EL REY DE LA LLANURA

Las segunda etapa del big safari transcurriría en el legendario parque nacional de Serengeti. Pero para llegar hasta allí primero hay que atravesar el area de conservación de Ngorongoro y pagar el correspondiente peaje de paso de 50 dólares (que está incluido en el precio, pero que naturalmente terminas pagando tu mismo).
Las llanuras Serengeti que aparecen tras los volcanes extintos de la zona de conservación de Ngorongoro ocupan una extensión similar a la mitad de Catalunya (esto es de Lleida a Barcelona i de l’ Ametlla hasta Cardona per que us en feu una ideia), y por si fuera poco se extienden al otro lado de la frontera keniata en la reserva de Masai Mara.
Esta es la sabana africana en su estado puro. Arbustos, acacias, prados verdes y una de las mayores concentraciones de vida salvaje del mundo. Prácticamente todos los grandes mamíferos africanos incluidos los felinos pueden encontrarse aquí:
Los big 5 (los 5 grandes) incluidos en esta lista en base a su peligrosidad (elefante, rino, búfalo, leon y leopardo); jirafas, cebras, antílopes, impalas, gacelas, ñus, licaones, hienas, hipopótamos, babuinos, leones, guepardos, leopardos, avestruces, marabúes.
Y muchos de ellos en concentraciones muy elevadas y muchas veces muy cercanos a los jeeps. Sin ser la época de la gran migración de julio (en la que millones de ñus cruzan del Serengeti a Masai Mara) esta también es época de migraciones y pueden verse enormes manadas de ñus, búfalos y cebras avanzando hacia el sur.
Algunas escenas que permanecerán en tu retina, los largos cuellos de las jirafas sobresaliendo entre las acacias, el aparatoso vuelo del marabú que es casi como ver volar a un pterodáctilo del jurásico, las enormes manadas pastando en vastas extensiones de llanura.
Pero lo que realmente hace especial a este parque del resto, es lo relativamente fácil que es ver a los “gatos” y muy cerca de los jeeps. Particularmente los preciosos guepardos (el animal más rápido del planeta capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora) que suelen cazar en pareja (dos machos). Y sobretodo los leones.
Si el momento en el que ves a dos guepardos venir hacia ti y cruzar por delante tuyo a menos de un metro es excitante; cuando es una familia de diez o doce leones con sus cachorros pasan a tu lado es cuando el precio que has pagado por la entrada se justifica.
Los hábitos sociales y de caza de los leones difieren considerablemente del resto de sus parientes mucho mas solitarios. Los leones cazan en grupo, y son siempre las leonas las que hacen todo el trabajo, sobretodo para alimentar a los cachorros. El macho que comparte territorio con media docena de hembras se dedica a descansar hasta que las hembras han cazado. Entonces llega, come y cuando se harta deja comer al resto.
La macabra escena de un búfalo devorado por una familia de leones fue otra de las escenas que nos dejó el Serengeti.
Incluso llegamos a ver un par de leopardos en las ramas de un árbol. Los leopardos son con diferencia el felino mas dificil de ver. Es un cazador nocturno y durante el dia se dedica a dormir en las ramas de los árboles.
El equivalente real al Parque Jurásico de Spilberg.

DESARROLLO ESCENA TERCERA: NGORONGORO
EL ARCA DE NOE

Imaginad por un momento un crater de un volcán extinto con una pequeña parte inundada en estanques y con unas escarpaduras periféricas que favorecen que los animales que lo habitan permanezcan aquí (salvo los búfalos, elefantes y cebras que suelen hacer migraciones). Un cráter donde habitan casi todos los mamíferos no depredadores del este de África (con excepción de la jirafa a la que le resulta muy complicado descender al cráter), y donde encuentran todo lo que necesitan para vivir (pastos en abundancia, agua, y solo 6 familias de leones que se reparten el crater como única amenaza). Ese crater es el Ngorongoro y constituye uno de los ecosistemas más singulares del planeta.

Los 200 dólares que cuesta la entrada (en 2015, posiblemente en un par de años serán 300 o 400) están a la altura del lugar.
Cuentan que en los meses de la temporada alta en Tanzania (julio y agosto) el fondo del cráter se encuentra asaltado por centenares de jeeps que rodean masivamente cualquier escena importante que se produce, hasta el punto de que por cada leon pueden haber 20 o 30 jeeps rodeándolo.
No sé si por la crisis del ébola y las múltiples cancelaciones de los touroperadores, pero pudimos disfrutar del cráter compartiéndolo con no mas de una docena de jeeps repartidos por toda la zona, lo que nos dejaba virtualmente solos casi todo el tiempo.

Llegamos por la tarde y acampamos en una zona habilitada en el borde del cráter. Por la noche una manada de búfalos se dedicó a campar a sus anchas por el campamento y a pastar junto a las tiendas. Supuestamente cuando ellos invaden tu espacio no son peligrosos. A la mañana temprano realizamos nuestro game drive de seis horas por el fondo del idílico cráter, incluyendo una parada para comer junto a un estanque lleno de hipopótamos.
Por la tarde, al finalizar el game nos separamos. Los americanos (el canadiense y las dos chicas) regresaton a Arusha. Yo, que tenía contratado Lago Manyara para el quibto día me quedé con los checos.
Nos dejaron en el Panorama Lodge justo en la escarpadura del rift valley con unas preciosas vistas sobre el lago. En un curioso lodge en el que las surreales bandas (cabañas) circulares recordaban una mezcla de hobitón y los trulli de Alberobelo en Italia.

DESARROLLO. ESCENA CUARTA: MANYARA LAKE
EL DIA DE AVENTURA

El quinto día del tour se presumía como un plácido paseo en bicicleta a orillas del lago Manyara donde supuestamente se concentraba una colonia de aves importante y manadas de rumiantes. Nada mas lejos de la realidad, la cosa iba a ser mas cansada, además del lago el programa incluía una visita a unas cascadas sobre la escarpadura del rift y un poblado masai además del lago. Así que la cosa sobrepasó los cuarenta kilómetros, casi todos en terreno de pista y bajo el sol ecuatorial. Sin grandes desniveles eso si, pero con una subida hasta la cascada (sin la bici) semi grimpada por un lecho del rio lleno de rocas gigantes que había que negociar. Así que la matada fue considerable. Nuestro guia, un chaval del pueblo nos marcaría el camino todo el día. Tanto yo como los checos acabaríamos el día reventados.

Lo mas destacable del lago Manyara es la extensión enorme de un prado verde de un cesped natural perfecto (que podría estar en cualquier campode golf). Es un lago salado que normalmente sirve de cobijo a numerosas familias de flamencos, que en esta temporada están en el lago Natrón según todo el mundo nos explicaba. (Mas adelante me enteraría de que los flamencos hace unos años han dejado de venir a estos lagos del valle del Rift en las brutales concentraciones de antaño…).
Tras casi una hora de pedal, llegamos a una polvorienta agrupación de diminutas cabañas circulares a los pies de la falla del gran Rift. Estabamos en una de las muchas aldeas masai que se reparten en la zona. Medio pueblo vino a recibirnos con los atuendos. Y nos hicieron la pertinente demostración de los famosos saltos masai (aunque un poco mas cutres que los de los documentales). El momento turistada del día. Más interesante me pareció vistar una de las viviendas y ver su primitivo sistema constructivo, y sus finas paredes hechas con piel de vaca revestida de barro. Los diminutos habitáculos se subdividen en dos “habitaciones” del tamaño de una tienda de campaña, una para el hombre y otra para la mujer y los niños. Unas minúsculas aberturas sirven de entrada de luz, mientras que el pequeños espacio de distribución entre las dos piezas se usa como espacio para la cocina.
Los masai son una tribu de origen nilótico que llegó a esta región procedente del actual Sudán del Sur en una migración hace unos trescientos años. Este grupo humano se reparte a lado y lado de la frontera entre Kenia y Tanzania ajeno a las divisiones territoriales que realizaron los europeos durante la colonización.
He pensado que sería divertido que un día viniesen unos señores masais con unos maletines, unas reglas y unos cartabones a redefinir las fronteras de la vieja Europa, y que metieran una linea recta desde La Coruña hasta Valencia y crearan dos paises. Sería lo justo, y aunque solo fuera por verle la cara a los talibanes de la unidad de España también sería la ostia…
Los masais son además una parte importante de la población urbana de Arusha, y aunque aun conservan su indumentaria característica con su vistosa manta roja, en la ciudad llevan una vida absolutamente urbana. Todos tienen teléfono móvil, y algunos hasta coche.
Información útil para las chicas, (y para algunos chicos), los masai son atractivos. Muy altos, con rasgos mas finos que los swahilis. Evidentemente no tanto como yo, pero lo suficientemente como para resistir la comparativa con dignidad mientras pegabamos los saltos traficionales de guerrero masai.
Eso sí, si alguna quiere formalizar matrimonio con un masai, deberá estar dispuesta a compartir, ya que la poligamia (igual que pasa con los leones) es habitual. No obstante, siempre te queda la opción de buscarte a uno que no tenga vacas, ya que a esos no los quiere nadie y dificilmente podrán casarse.

ARIA FINAL

En el guión original de esta ópera clásica estaba escrito el Nessun Dorma cantado en lo alto del Monte Meru, el volcán extinto que construye un cono perfecto sobre la ciudad de Arusha; pero amigos, el monte Meru se encuentra dentro del parque nacional de Arusha con toda la parafernalia que ello representa en esta zona de África, (ya sabéis, tasa de entrada de varias decenas de dólares por día, porter, guías, refugios de montaña sobre los 20 dólares). La broma se iba a los 500 dólares si lo organizaba una agencia, y a un mínimo de 350 si me organizaba yo las contrataciones desde el mismo parque nacional).
Así que la ópera de la sabana o dil Masaietto dil Serengetto quedará inconclusa para siempre.

Una respuesta to “ETAPA 20: ARUSHA Y EL ARCA DE NOE (LOS PARQUES MÍTICOS) o LA ÓPERA DE LA SABANA”

  1. Hola German, menudo viaje! Estoy planificando un viaje a Tanzania para enero 2016. ¿Me puedes decir qué te gustó más, si lago manyara o Tarangire? Después de leer tu relato parece que Tarangire vale realmente la pena.
    También te quería preguntar si es buena idea alojarse en el este de zanzibar en esa época del año. Había leído que por la dirección de los vientos, eran mejor para esa época las playas del oeste o del sur, pero me gustaría saber Cómo viste el este.
    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: