CONCLUSIONES ETIOPIA

Esta entrada ya la habrás leido hace unos días si me tienes como amigo en Facebook.
Y todo lo que escribo te parecerá repetitivo si has ido leyendo el blog.
Es mas una entrada resumen pensada para esos electrones sueltos que aterrizan en el blog y que no tienen muchas ganas de leer.

AAA+ NOS HA IMPRESIONADO:

El Erta Ale y el Danakil: Estar a menos de 15 metros de la superficie de un lago de lava es algo que solo puede tenerse en un lugar del mundo (aquí) y que supera practicamente cualquier experiencia viajera en cualquier otro lugar del mundo, y podéis creerme que de estas he tenido muchas. Entre los 5 lagos de lava permanentes que se reparten por el globo seguramente en ningún otro estarás tan cerca de la lava. El resto de la depresión del Danakil con sus paisajes de desolación, sus lagos de sal, las caravanas de camellos, el colorido del Dallol completan un tour de 4 días totalmente world class.

Las montañas Simien: Una meseta que se precipita al vacío con abismos de hasta 1.400 metros, acantilados de vertigo, paredes verticales, pináculos fantasmagóricos que emergen de la llanura con paisajes a la altura del Gran Cañón del Colorado y el Monument Valley. Repletos de lobelias gigantes y colonias de babuinos gelada. A la altura del propio parque nacional, la vertiginosa carretera que baja desde Debrak hasta Aksum, al borde de precipicios verticales de cientos de metros no apta para pasajeros nerviosos y que ofrece una panorámica de las paredes de las Simien a lo largo de su cara norte. Una de las carreteras mas espectaculares (y seguramente peligrosas) del mundo.

A+ NOS HA GUSTADO:

Aksum y Gondar: Las historias, mitos y leyendas de reyes descendientes de Salomón, arcas con las tablas de los diez mandamientos traidas en secreto desde tierra santa, estelas de piedra que son una adaptación de los obeliscos egipcios al arte aksumita, palacios y castillos reales construidos por reyes africanos le dan mucho rollo a estas dos ciudades del circuito norte cuyos tesoros se incluyen en el patrimonio mundial de la UNESCO.

Las iglesias y monasterios: Como no, de todos los tipos, materiales y colores, para todos los gustos. Talladas en bloques monolíticos de piedra como el impresionante conjunto de Lalibela, de madera y circulares rebosantes de naifs representaciones de histórias bíblicas en las orillas del lago Tana, excavadas al borde de vertiginosos precipicios en la zona de Tigray. Venir a Etiopía por muy agnóstico y anticlerical que uno sea es sinónimo de ver iglesias, iglesias, iglesias…Ni que decir tiene que la experiencia la completan los etíopes con su devoción, y los monjes y sacerdotes con sus rituales medievales ortodoxos pre-católicos. Ver una concentración de peregrinos con sus túnicas blancas en una iglesia escuchando el sermón no debe ser algo muy diferente a las concentraciones de los primeros cristianos en la Judea ocupada por los romanos.

Las cervezas a 0,65 euros: Viniendo de un país donde impera la ley seca como es Sudán, se agradece de manera especial la baja fiscalidad etíope respecto el alcohol. Poder sentarte en cualquier momento en una terracilla a tomarte una Saint Georges bien fria (cerveza de calidad aceptable) sin preocupaciones por padecer agujeros en los bolsillos es un punto positivo.

La injera y otros platos de la gastronomía etíope, y la habitual presencia del pimentón: Después de que todo el mundo la pintara tan negra, para mi gusto, la injera ha resultado una sorpresa agradable así como muchos de los acompañamientos de esta. Los diferentes purés de lentejas, y verduras que acompañan a la injera en el beyainatu son mucho mas sabrosos que los anodinos dhal bats de India y Nepal que aburren hasta a las cabras. También nos ha gustado el shrero, una fuente caliente sobre brasas con pequeños trozos de carne (cordero o ternera) mezclados con pimiento, cebolla, o espinacas. Y otra delicia para mi gusto han sido los tibs de cordero, asimilables a eso que en España llamamos el “platillo de cordero” (guiso de cordero encebollado) con el rico pan etíope han satisfecho sobradamente mi estómago en esas paradas en ruta. Hasta los espagueti boloñesa que preparan en todas partes son sobradamente aceptables por el uso de uno de mis condimentos favoritos, el pimentón. Venía con unas bajísimas expectativas sobre la gastronomía de este país, y no puedo mas que reivindicarla en el blog.

Los zumos de fruta viscosos: Mas que zumos, purés. Los preparan por todo el país y se comen con cuchara y bien frios. Hechos con frutas tropicales, mi debilidad los mixed de papaya, aguacate, mango, fruta de la pasión con un chorrito de lima. Espectaculares.

El proyecto Global Infantil iniciado hace 30 años por Gil Lossada con la colaboración de nuestra amiga Eva Erill entre mucha otra gente. Inicialmente pensado como un orfanato ha ido creciendo como clínica-hospital, escuela, centro formativo de grado medio; hasta el punto de funcionar de manera sostenible al 70% con los ingresos que él mismo genera, y dando servicio (gratuito para la gente sin ningún recurso) en un barrio periférico de Addis muy necesitado de equipamientos.

El galáctico restaurante para encuentros en la tercera fase Ben Abeba en Lalibela. En un lugar privilegiado con unas espectaculares vistas 360 grados, fruto de algún sueño surrealista o de un arquitecto cargado de ácidos, el Ben Abeba es el lugar mas especial para cenar en Etiopía (y seguramente uno de los top 10 de Africa). Como un ovni, un escenario de un concierto de Pink Floyd o un águila gigante posada sobre una roca, con terrazas en forma de copas de champagne a las que se accede desde una rampa helicoidal es una de las construcciones mas singulares y estrafalarias del país.
Una carta no demasiado extensa, pero de platos muy bien elaborados y con unos precios normales en la línea de cualquier otro establecimiento, hacen que barra por goleada a la competencia.

C- NO NOS HA GUSTADO

Los taxistas de Addis Abeba: resumidos en una sola palabra: Ladrones. Si me pedís una descripción algo mas amplia usaré tres palabras: Ladrones, vagos y maleantes. Capaces de pedirte 300 birr (15 dólares) sin pestañear por una carrera de 3 kilómetros por ser un farangi blanco (extranjero). No se molestaran en encender el motor de sus desvencijados ladas por menos de 100 birr (ni aunque sea para llevarte a la esquina). Prefieren seguir tumbados en el asiento de su coche a ganarse 5-10 dólares por una carrera que cuesta la mitad. Notad que Carol y yo hicimos un trayecto de 400 kilómetros de Dessie hasta Addis en un Toyota Land Cruiser por 700 birr (todo el coche). 700 birr por 400 km vs 300 birr por 3 km. Deberían deportarlos a todos a Eritrea. Deben evitarse siempre. Usa como alternativa las minivans colectivas que te llevan a todas partes en rutas preestablecidas por 3 birr.

Que nos tomen por idiotas por el simple hecho de ser blancos. Una constante en los sitios turísticos. No solo los taxistas. Los supuestos guías, falsos guías, guías “oficiales” (con su acreditación mas falsa que una etiqueta de Anís del Mono impresa en el locutorio de la esquina); que llegan hasta el ridículo de decirte que no puedes visitar un mercado si no vas con ellos. A veces muy agresivos si no los contratas. Aunque sí son necesarios algunas veces como para llegar hasta algunas iglesias en Tigray, para ir de trekking por las Simien o para recibir una profunda explicación en Lalibela; en la mayoría de ocasiones no son mas que un incordio que no aporta absolutamente nada y que conviene evitar con elegancia y sin enfrentamientos. Algunos hoteles que cargan hasta 400 birr por habitaciones que no valen ni 100 completan la oferta de jetas y listos. Que hayan pasado otros blancos por allí antes que tu regalando sus dólares y euros no implica que tu necesariamente seas de los que te queman los billetes en los bolsillos.

La política especulativa del gobierno y el patriarcado con el tema de las entradas, vuelos Ethiopian (aerolínea estatal) y el visado. Una política de ver hasta donde está dispuesto a llegar/pagar el turista que incluye subidas desmesuradas y sin ningún motivo. No diré que no se deban aplicar subidas en estos conceptos, lo que no es de recibo es que de un día para otro (de noviembre a diciembre) el visado pase de 20 dólares a 50 porque sí. La entrada de Lalibela pase de 15 dólares a 50. Las entradas a cualquier iglesia pasen de 2 euros a 7 de un año para otro (notad que no hablamos de las catedrales de Chartres o de Colonia, hablamos de iglesias que en la mayoría de casos no tienen mas de 100 m2). Es también una broma pesada que por ser “farangi” te obliguen a pagar 200 dólares por un vuelo interior (los locales pagan una cuarta parte), y te digan, “no, si has llegado a Etiopía con un vuelo de Ethiopian te hacemos un 50% de descuento”.
En definitiva, creo que si no rectifican este chip exprimidor, Etiopía corre un serio peligro de perder su privilegiada posición como destino Africano de moda, sobretodo con la fuerte competencia de los destinos asiáticos.

D- NOS HA CORTADO EL ROLLO POR COMPLETO

Las marquesinas que han construido para proteger las iglesias de Lalibela. Horribles, desafortunadas, esperpénticas de un impacto visual devastador. Ridiculizan a las propias iglesias.
Parten de un error de concepto. Consideran las iglesias como objetos independientes, como si fueran jarrones o ánforas, y obvian lo que en realidad son, dos conjuntos interrelacionados e indivisibles en los que las iglesias además de quedar relacionadas entre ellas, guardan una estrecha relación con un paisaje donde se excavan. Las marquesinas protegen las iglesias una a una, y machacan el conjunto.
Lamento que la UNESCO caiga en propuestas tan mediocres y deficientes, y que equipos de arquitectos ganen concursos con soluciones tan nefastas. El conjunto de Lalibela solo admitía dos soluciones: 1.confiar el aislamiento y la protección a cada una de las cubiertas y fachadas de cada iglesia (usando consolidantes, utilizando una doble cubierta reversible sobre la cubierta original, con un adecuado plan de conservación y mantenimiento), 2. Envolver cada uno de los dos conjuntos con una geoda de cristal gigante de manera que ninguna absurda marquesina se interpusiera visualmente entre iglesia e iglesia, ni apareciesen pilares pegados a sus fachadas. Como suele pasar siempre, la solución intermedia es la peor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: