ETAPA 12: LAS IGLESIAS COLGANTES DE TIGRAY (y UNA NEGOCIACION ESPERPENTICA)

El trayecto entre Aksum y Mekele lo terminaría haciendo en una furgo compartida con tres alemanes: Jürgen (o donde sea que se ponga la dieresis), que compartió bus de Debrak a Aksum conmigo y al que me iba encontrando por Aksum; y Key e Yvette (una pareja que se conoció por internet y que sin ser pareja viajan juntos y que también estaban en el Africa como nosotros). Como Yvette hablaba muuuuuy poquito inglés a ratos me ponían la cabeza como un bombo con el “keine ansche, dansche, ungsflunsh, monchengladgbach”, pero fuera de eso muy majetes.

Pactamos con un tio que tenía la furgo un Aksum-Mekele en dos días parando en Yeha, Debre Damo y un par o tres de las iglesias de Tigray antes de dejarnos en destino. Un precio razonable de 25 dólares por persona y día nos convenció a todos para realizar un recorrido del todo inviable con transporte público.

El primer día comenzamos con Yeha, donde se encuentran los restos de un gran templo de los tiempos de la reina de Saba, (800 aC) en muy buen estado, pero desgraciadamente lleno de andamios para su mantenimiento. Dicen que es muy parecido a otro que puede verse en Maarib en Yemen.

La ruta prosiguió hasta el remoto monasterio de Debre Damo, una vez mas junto a la frontera de Eritrea. El único acceso al conjunto monástico se realiza escalando mediante una cuerda hasta una puerta que se abre veinte metros por encima. Aunque los monjes te lanzan una segunda cuerda de cuero que te atas al torso con la que te ayudan a subir y bajar, para mí veinte metros superaban ampliamente mi barrera del miedo. Hice un intento y subí sin problemas los primeros 5 metros (no era muy dificil) usando solo la primera cuerda. Pero el maldito vértigo fijó el límite en esos 5 metros.

Hay otras muchas iglesias, así que para mi fue suficiente verlo desde abajo. Me quedé con Yvette (las mujeres no tienen ese problema, ya que tienen el acceso prohibido) e hicimos un recorrido por la base mientras esperamos a Jurgen y Key.

Hicimos noche en Hawzien, lugar de partida para visitar algunas de las iglesias colocadas en los entornos mas espectaculares de Tigray.

Desestimamos la iglesia Abuna Yemata por ser de acceso muy difícil y peligroso. Situada en la cima de un pináculo rocoso, solo se puede llegar a ella por una vía ferrata con muy precarios apoyos, que se sube a lo punky sin arneses, sin cuerdas y sin asegurar y con dos cojones (lo extraño es que no se haya matado nadie aún). Para rematar la faena, los últimos metros se realizan por una estrecha cornisa de poco mas de un palmo que transcurre junto al acantilado.

Con este panorama, los cuatro convenimos el asalto a Maryam Korkor. La “fácil”. Fácil, claro si no se tienen problemas de vértigo y se te da bien eso de grimpar con precipicios debajo. La ascensión comienza tras un par de kilómetros por un camino desde la carretera. A través de una grieta en la montaña se abre paso un camino con una fortísima pendiente que obliga en algún momento a ayudarse de las manos. Esta grieta te conduce a un rellano a una tercera parte de la subida. A partir de aquí comienza la diversión. Mochilas, cámara a la espalda y activación del modo manos libres.

Una grimpada sobre una ladera inclinada unos 60 grados, pero suficientemente larga como para hacerse mucho daño si no apoyas bien o te resbalas. Me acuerdo de la madre de los monjes que decidieron montar su iglesia allí arriba, y empiezo a preocuparme de como será la bajada (siempre mucho mas jodida que la subida). El camino bordea el risco hasta una heradura por donde continúa el ascenso continuado. Se alternan grimpadas fáciles con trozo llano junto a un precipicio de unos trescientos metros. Al cabo de una hora de ascensión llegamos a una pequeña mesa donde se emplaza la iglesia totalmente excavada en la roca y un par de refugios donde viven de manera permanente un par de monjes. El paisaje desde lo alto es impresionante. Del estilo oeste americano. Monument valley o similar. El chaval que nos guió hasta la cima nos comentó (hablando de americanos) que George Bush hijo estuvo allí en su visita a Etiopía (claro él llegó y salió en helicóptero, así cualquiera, no te jode).

Nos muestra el pináculo donde está la iglesia de Abuna Yemata un centenar de metros por debajo nuestro a poco mas de un kilómetro de donde estamos. El caminillo por el que accedimos se ve pegado a una pared vertical. Pienso para mi: “madre mia, por ahí tenemos que volver a bajar, donde está el helicoptero de Bush?”

Nos entretenemos una media hora en el interior de la iglesia de cinco naves y cúpulas excavadas en la roca, hasta que llega la hora de la verdad.

Para alguien con ciertos problemillas de vértigo deshacer cada grimpada (pensando que tras la grimpada está el precipicio) significa a priori mal rato. Sin embargo el estado de concentración y la ayuda del guía indicando donde debía sujetarme y donde debía colocar el pie en cada momento del descenso lo hicieron mas fácil de lo que me pareció durante la subida. Para rematar el descenso, el tercio final de bajada te remata los gemelos y los cuadríceps asegurándote un par de días de agujetas. Para alguien familiarizado con las escaladas y la montaña, sin duda la ascensión a Maryam Korkor será un paseo divertido. Pero si le tienes respeto a las alturas, te diría que no lo intentes sin un guía local; y que Abuna Yemata lo dejes para otros.

En todo caso, no lo subestimes, un paso en falso y adiós!

Antes de llegar a Wukro paramos también en la bonita iglesia de (tengo que buscarlo en la guía, no recuerdo el nombre)…de acceso mucho mas directo y sencillo. Tallada en la roca y con ciertas reminiscencias a las iglesias de Lalibela y con un interior completamente decorado por preciosos frescos.

Nos quedaban aún 40 kilómetros hasta Mekele.

Unos 40 kilómetros donde viví la culminación de una negociación iniciada en Aksum y que ha sido la mas esperpéntica de toda mi vida viajera:

En Etiopía parece que todo aquel que tiene una furgoneta y trabaja con turistas es también un agente comercial. Un agente comercial que puede trabajar con varios operadores locales.

Ir a Mekele solo significa una cosa. Que tienes el tour por la depresión del Danakil en el punto de mira (no hay ningún otro motivo para ir hasta esa ciudad). Y eso nuestro conductor lo sabía.

En mi caso tenía via emails apalabrado este tour con Negasi, un operador local de Mekele, por 550 dólares.

El conductor me empezó a realizar contraofertas de “otra” compañía que al final resultaría ser LA MISMA!!! de Negasi. Y yo iba apretando a Negasi con las contraofertas que el conductor me iba haciendo de su propia compañía.

Al final terminé en las oficinas de Ethio Tour and Travel con la oferta de 400 dólares creyendo que era la compañía del tal Negasi. Los de Ethio TT me colaron el bulo de que Negasi trabajaba para ellos pero que estaba con un grupo, y yo convencido de haber sido legal con Negasi sin saberlo terminé en la competencia con Ethio TT con los 3 alemanes.

4 días mas de regalo de “keine, üngfsche, danske, das einfulung….”!!!

Cuando el pobre Negasi se enteró de que los de Ethio TT le habían pispado un cliente usando su nombre, y que para rematarlo un “colocador” suyo había estado haciéndome contraofertas en su nombre con las que yo le regateaba el precio a él mismo se quedó por decirlo suavemente emmm… molesto y disgustado, y no precisamente conmigo. Al día siguiente me desplacé a su oficina para aclarar lo sucedido, y para abonar cualquier gasto que mi reserva les hubiese podido acarrear.

Tras comentar la jugada, y exponerle que esta guerra salvaje entre operadores no lleva a ningún lado, Negasi entendió mi legalidad, y no quiso cobrarme nada. Nos dimos un abrazo y nos emplazamos a colaborar juntos en el futuro si finalmente l’ Associació entra en Etiopía con sus viajes.

Mientras tanto solo puedo colocar su contacto en mi blog, así como el contacto de Ethio TT para los que tengáis pensado hacer el Danakil.

Ambos operadores son solventes y reliables. Yo no me caso con nadie. Escoged vosotros y mucha suerte!

http://www.worldsunethiopiatours.com

negasig@live.com

http://www.ethiotravelandtours.com

danakiltours91@gmail.com

Una pista que os doy (aunque Negasi o los de Ethio se enfaden conmigo), nunca adelantéis ni un céntimo de euro, da igual que os digan que solo les queda una plaza, o que tenéis que hacer un depósito para garantizar la plaza. Siempre hay plazas, el exceso de demanda se soluciona con mas jeeps. Si no habéis hecho ningún adelanto de dinero tendréis la sartén por el mango para regatear hasta el día de antes. Si habéis hecho un depósito, ni por un segundo creáis que os van a rebajar un céntimo.

La jugada os puede ahorrar hasta 200 dólares.

Ni que decir tiene que acometer el Danakil por tu cuenta como extranjero está prohibido, y que la policía te devolverá de vuelta para Mekele en el primer checkpoint si llegas sin permiso, guía, escolta y toda la parafernalia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: