ETAPA 3: ASUAN

Saltar de Luxor a Asuán es un plácido paseo de tren de 3 horas y media. Pero si faltan menos de 2 días para la salida del tren en taquilla no os venderan los billetes no sabemos por que misteriosa razón. Entonces lo que hay que hacer es subirse sin billete y comprarlo al revisor, eso sí, sabiendo muy bien lo que cuesta para que el revisor no se incluya su propina; y si lo hace, no se lleve un porcentaje demasiado abusivo.
Si todo va bien, encontraréis un sitio para sentaros.

Al igual que en Luxor, escogimos el lado oeste del rio para dormir, en este caso en uno de los varios poblados nubios.
Aunque solo el rio y unos 5 minutos de barca separan estos poblados de la ciudad de Asuán, el cambio es radical. La ciudad con su tráfico frenético, su ajetreado bazar, y la megafonía de las mezquitas es el contrapunto al margen occidental lleno de sembrados y datileras al abrigo de una enorme duna de arena que se vé desde todo Asuán. Allí los burros y las vacas remplazan a los coches y la contaminación. Estos poblados tienen las calles de tierra y arena y muchas de sus casas están construidas siguiendo la tradición constructiva nubia, utilizando el barro y gruesos muros.
Un lugar estupendo para quedaros es la paradisiaca Nubian Holiday muy cerca de las tumbas de los nobles. Una deliciosa guest house con solo cuatro habitaciones con un jardín repleto de bungavillas y con unas bonitas vistas al rio y los campos. Sus techos abovedados, su salon bajo una cúpula, su decoración con muebles rústicos y los souvenirs que suele traer Abdel, el tío de Habib (el dueño) de sus viajes por Africa y Europa hacen del lugar casi un hotel boutique mas que una guest house al uso. Las espaciosas e impolutas habitaciones hacen pasar por alto que dos de ellas tienen baño compartido. Realmente un lugar del que cuesta marcharse.

Asuán probablemente no pueda competir con Luxor en lo referente a monumentalidad, pero lo contrarresta sobradamente con su emplazamiento justo después de la primera catarata (no esperéis las Victoria falls, en el Nilo las cataratas son unos simples rápidos).
En este tramo, el Nilo se fragmenta, rodeando un montón de islas e islotes, muchos de ellos simples bancos de arena oscilantes. Unos escultóricos afloramientos graníticos adornan los márgenes del rio. Y por detrás de ellos en el margen occidental, la presencia de una enorme duna de arena parece querer encauzar el rio.
Asuán abastecia de granito a todo Egipto, y de sus canteras se extraían los obeliscos monolíticos, y otras piedras que se utilizarían para esculturas, puertas monumentales o sarcófagos.
En el extremo sur de la isla Elefantina pueden encontrarse los restos de la antigua Abu que durante muchos siglos fue la última frontera del imperio. Aunque no hay ningúna costrucción que pueda competir con lo que se encuentra mas al norte, la extensión del yacimiento atestigua su relevancia. El par de poblados nubios que se encuentran en la isla justifican el pasar una mañana o una tarde por la isla.

Pero a lo que viene la gente hasta a Asuán es a ver los monumentos que se salvaron por la UNESCO, tras el faraónico proyecto hidroeléctrico de la presa de Asuán. En particular Abu Simbel. El auto-monumento que mando construirse a si mismo Ramses II.
Si tenéis la desgracia o suerte según se mire de tener una novia que detesta madrugar, solo os quedará la opción del segundo convoy, el de las 11 (el primero sale de Asuán a las 5 de la madrugada). Sí o sí hay que ir en convoy “por motivos de seguridad”.
Salir a las 11 de la mañana condena a ver las cuatro esculturas en sombra, peeeero; sumando el poco turismo con las ganas de los pocos turistas de hacer todos lo mismo (madrugar), puedes tener una sorpresa de las grandes. Abu Simbel enterito para ti solo.
Una vez estás allí delante cuesta hacerse a la idea de que los dos templos excavados en la roca fueron en su día cortados en bloques enormes, y reconstruidos mas arriba, a salvo de las aguas del lago Nasser. Hay que fijarse en detalle para ver los cortes en la roca.
Otras visitas interesantes que se pueden hacer en Asuán son el templo de Isis en Filé también desmantelado y reconstruido mas arriba, en este caso tras la primera presa de Asuan y el conjunto de Kalabsa muy cerca de la segunda presa. Como están situados en islas, deberéis ceder al chantaje de los barqueros que serán cualquier cosa menos buenos musulmanes, y que ya pueden rezar mucho, muchas veces al día, porque lo tienen crudo.

TRAMITACION VISADO SUDANES EN ASUAN (todo lo que siempres quiso saber y nunca se atrevió a preguntar, deje de vivir en la ignorancia, sepa toda la verdad, se lo contamos en el último bazar)

Quieres continuar tu viaje hacia Sudán? No lo pienses mas, Asuán es el lugar para conseguir tu visado. No te compliques la vida con aplicaciones en Europa, visita de embajadas, papeleos, formalidades, reportes de Sudán, cartas de invitación, patrocinadores.
Mas barato, sin ningún contratiempo, sin preguntas, sin requisitos.
Llegas un día laborable por la mañana de 9 a 13, subes a la segunda planta, rellenas un formulario bastante simple (nada que ver con la solicitud para el visado de India por ejemplo, donde has de contarles hasta donde nacieron tus abuelos), de hecho ya no preguntan el grupo sanguíneo. Entregas un par de fotos tamaño carnet, una fotocopia del pasaporte (no hay que dejar ni el pasaporte original), te tomarán la impresión de las huellas dactilares (a los japoneses y coreanos no se las toman, desconozco el motivo); y te emplazarán a que vuelvas en un par de días.
El cónsul te recibe en su despacho, supuestamente para hacerte un par de preguntas del motivo de tu viaje a Sudán, en mi caso las preguntas (como no) giraron en torno a si Messi es mejor que Cristiano Ronaldo y novedad!!!, sobre la posible independencia de Catalunya. Acto seguido te envían al despacho de al lado a pagar la tasa de 50 dólares (solo aceptan esta divisa, no llevéis euro o egiptian pounds). Notad que en el resto de consulados sudaneses del mundo el mismo visado cuesta 100 dólares.
En 5 minutos tienes tu pasaporte estampado con el precioso y preciado visado que te abre la puerta al sur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: