ETAPA 2: LUXOR ALATUL!

Luxor. Alatul! (Del árabe adelante todo recto, no al ataquerrr como creíais)

Y llegó la hora de poner los motores a rodar, rumbo sur, destino corazón de Africa. Para ello y en previsión de infinitas incomodidades que depararán los meses venideros y también en atención a mi habibi opté por el tren nocturno y el mejor de sus vagones. Caro, pero seguro y confortable. Compartimento de primera clase (cabina de dos camas, cena y desayuno incluido) precio en estación tren Ramses 100 usd para no nacionales egipcios. Que siii, que me aburgueso, pero es que si no no incentivo a la habibi. En realidad, hoy me enteré que en las estaciones a los extranjeros solo les venden billetes en esta clase para los teenes nocturnos.

En los andenes solo egipcios, ni un occidental, ni mochilero. Parece que todos se decantan por el avión para este trayecto. El revisor de una amabilidad infinita, la cena aceptable aunque lo de siempre, humus de garbanzos, patatas fritas, yogurt y pollo.

Llegamos a Luxor temprano, a las 6. La ciudad no se ha activado aún, además es viernes así que va a estar todo muuuuy tranquilo. Nuestro hotel se encuentra en el west bank, lo que significa que tenemos que cruzar el rio; mas adelante os explicaré como funciona Luxor.

Caminamos los 500 metros que separan la estación del rio y vemos que el templo de Luxor está desierto. Esta es la nuestra; le dejamos las mochilas al tipo de la taquilla (todo un clásico que muchos habréis hecho mas de una vez). La luz es perfecta para fotografía.

Luxor fue la capital del alto Egipto que aunque es mas alto en los mapas sale debajo del bajo Egipto (Menfis, Gizeh, Saqqara) ya que está al sur. Y floreció de manera espectacular durante el imperio nuevo, hace entre 3.300 y 2.900 años, 700 años después de las pirámides para que os hagáis una idea de la dilatada historia del país. Pero es que la cosa se prolongaría hasta los tiempos Ptolemaicos bajo la influencia romana. Unos 2.500 añitos de nada en total. Esperanza (Aguirre), hay que salir un poquito mas de Madrid para no soltar burradas como las de que la (supuesta) “nación española” es la mas antigua del mundo. Se empieza con perlas así, y se termina hablando de “pueblos elegidos”.

El imperio nuevo egipcio equivaldría a la época dorada del cine para los mitómanos (de los 40 a los primeros 60). Son los tiempos del glamour y los nombres mas míticos de la egiptología. Las grandes estrellas como Ramses II, Seti I, Tutankhamon, Tutmosis III, Amenofis I, Ramses III, Nefertari, Hatsetsup; y sus grandes templos funerarios y tumbas decoradas. Y por supuesto también del glamour y los nombres legendarios de los redescubridores del viejo Egipto con Howard Carter y su patrocinador Lord Carnavon a la cabeza. Tendrían que pasar unos cuantos centenares de años hasta el (esto ya se parece mas al Hola mas que al Ultimo Bazar) ultraglamuroso e intrincado romance de Cleopatra y Marco Antonio. Pero como en este viaje no he pasado por Alejandría, os emplazo a que veáis la serie Roma.

Estábamos en Luxor, el Imperio Nuevo y los glamurosos faraones. Akhenaton y Nefertiti (no confundir con Nefertari) marcan el fin del imperio medio con su efímera tentativa monoteista y su efímero traslado de la capital del imperio a el Amarna. Los sacerdotes del jovencísimo y manipulable Tutankhamon pusieron las cosas en su sitio otra vez (en Luxor y restituyendo el culto a todos los dioses).

En aquella época (como ahora pero de otra manera), el rio dividía la ciudad en dos. En el este, la ciudad de los vivos se desperdigaba alrededor del mayor templo jamas construido en extensión (mayor aun que Angkor Wat); el descomunal complejo de Karnak. Desde allí salía una avenida de esfinges de tres kilómetros al encuentro del templo de Luxor. En estos templos los vivos rendían culto a los dioses. El otro lado del rio; el west bank (lado oeste) era el espacio reservado a los muertos en su transición a la otra vida. La lógica de esta distribución naturalmente la marca el recorrido del sol. Su renacer por el este y su ocaso por el oeste.

La geografía ayudó. En el oeste se encuentra la extensiva montaña tebana que en diversos valles facilitó ocultar las tumbas y sus tesoros. A diferencia del imperio antiguo, ahora la tumba debía quedar totalmente oculta, alejada de ladrones y saqueadores. El recuerdo visible, el hito ahora ya no venía determinado la tumba, sino por el templo funerario. En el margen oeste de Luxor se conservan 4 en muy buen estado o parcialmente reconstruidos. De norte a sur: Seti I, Deir Bahari (templo funerario de Hatsetsup), Rameseum (Ramses II) y Medinet Habu (Ramses III). Si solo puedes visitar uno, ves sin dudarlo a Medinet Habu (el templo funerario de Ramses III). Su estado de conservación es impecable y sus relieves aun conservan parte de la coloración original. Además (incomprensiblemente) es sistemáticamente ignorado por los programas de muchos grupos organizados. Tras los templos funerarios encontramos Deir Medina y los restos de la ciudad de los artesanos. Trabajadores que vivian decorando el interior de las tumbas. Y finalmente los valles de las tumbas. Reyes, reinas y nobles.

Hoy en día los vivos han recuperado el margen occidental del rio en el que se han establecido una serie de alojamientos pensados para el viajero alternativo que escapa del package tour y los grandes hoteles. El ambiente laid back (relajado) de los restaurantes con sus rooftops (azoteas), y pequeñas o medianas guest houses es perfecto, y la situación como centro de operaciones en este margen también. Hay mucho mas a ver en este lado que en el lado oriental.

Donde dormir: Alhambra hotel. Impecable, nuevo a estenar. Las habitaciones aun huelen a madera de taller y obra nueva. El propietario se ha gastado una pasta para que los turistas no vengan. Precio 18 euros hab doble con desayuno y baño. Solo por eso, ya tenéis que ir.

Como visitar el west bank de Luxor: Lo ideal es dedicarle dos días, pero si solo tienes uno, don’ t panic, relax. Debes considerar varios condicionantes: casi todos los tour operadores y grandes grupos visitan Deir Bahari y Valle de los reyes. Rameseum y Medinet Habu por este orden son las otras visitas mas frecuentadas. El resto no existe para ellos. Lo ideal es comenzar por Deir Bahari (Hatsetsup) antes de que lleguen los grupos y para fotografía; después continuar hacia valle de los reyes por un camino que sale de la derecha del citado templo y remonta la montaña hasta el valle de los reyes. Allí hay 9 tumbas abiertas de las que debes escoger 3 (la entrada da derecho a tres tumbas). La mas espectacular de todas (Seti I) lleva años cerrada al público y no hay fecha de reapertura. Si quieres verlas todas has de preparar 400 egp y sacar 3 entradas, mas la de Tutankhamon que ella sola cuesta como las entradas normales. El valle de las reinas te lo puedes saltar ya que la de Nefertari (la tumba mas impresionante de todo el país) también lleva años cerrada. Las demás no son destacables. Llegado este punto tienes dos opciones. O te vas caminando a Deir Medina y la ciudad de los artesanos para terminar en el Rameseum o el valle de los nobles (ojo si planeas hacerlo en los meses de calor, lleva mucha agua, sombrero, azucar, sal, y crema solar) o bien buscas locomoción que te lleve a Medinet Habu. Acaba tu día dn el Rameseum (donde estarás solo). Alternativamente visita el templo de Seti I al que tampoco va nadie.

Una respuesta to “ETAPA 2: LUXOR ALATUL!”

  1. Cristina Says:

    Quines ganes de tornar a Egipte, jo hi vaig anar com a viatge organitzat de fi de carrera i estava ple ple de gent…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: