SASARAM

 

A medio camino de Gaya (la estación de tren mas cercana a Bothgaya) y Varanasi se encuentra la infernal localidad de Sasaram. Una localidad de las de género horribilis o tipo agujero negro deep deep. La caótica y apocalíptica estación es la perfecta introducción a lo que encontraremos unos pasos mas allá.

 

La booking ofice de la estación es uno de los mayores espectáculos que uno puede contemplar en India, mejor si cabe que una coreografía de Bollywood.

 

Como ya todos sabéis, el indio se caracteriza por su incapacidad para respetar una cola, su información genética heredada a lo largo de milenios, le impulsa a saltarse la cola y catapultarse hacia la ventanilla por donde puede. No podemos culparlos, lo llevan en los genes. Si bien esta es una constante india (por cada cola, 20 personas agolpadas en una ventanilla), en general no es frecuente que la gente en las colas proteste. PERO EN SASARAM LA GENTE SI PROTESTA!!!. El espectáculo es magnífico, cada pocos minutos se escucha un enorme griterío en una cola; escasos minutos (o segundos después) el griterío se traslada a otra cola de mas allá. Y así se van sucediendo pequeñas tanganas frente a las ventanillas diversas amenizadas por los gritos de los que si respetan las colas. Finalmente le toca a tu cola, todos gritan…UEEEEEEEEEEEEE! (yo también me uno a la fiesta). Alguno de los listillos espera a que sea yo el que llegue a la ventanilla para beneficiarse de mi inexperiencia y poder colarse….pobre alma cándida de provincias, jajajaja…yo que he jugado en torneos internacionales, en las colas de media India y de media China. El pobre listillo no tiene opción alguna frente a mi envergadura mucho mayor, corpulencia y sobretodo frente a mis brazos mas largos. Le digo, “en tu próxima reencarnación has de beber mas leche chaval”.

 

El alojamiento constituye otra pesadilla. En ninguno de los tres “hoteles” (en realidad antros decrépitos infectos de estandard indio mas bajo) que hay frente a la estación quiere darme una habitación sin AC, alegando que están completos. Me roban 1.100 rupias para darme una infecta habitación, eso si con AC. Me quedo en el Govinda “deluxe” cuyos “lujos” son idénticos a los de las otras dos letrinas. ¿Que ha pasado en India si por esa habitación hace 4 años no hubiera pagado ni 200 rupias? Una noche es una noche, y al menos el check out es 24 horas, lo que me permite dejar las cosas en la habitación hasta la salida del tren.

 

El entorno sin concesiones al viajero. India pura y dura, como cualquier aldea de Afganistán o Pakistán, imagino. Intento refugiarme en un ciber, pero no hay conexión.

 

El motivo para detenerse aquí es el maravilloso mausoleo de Sher Shah, uno de los últimos emperadores mogoles. El mausoleo emplazado en medio de un enorme lago artificial es imponente, de proporciones harmoniosas, una de las mejores obras de arquitectura mogol de toda la India. La planta octogonal rematada por cúpulas en cada una de sus aristas decrece en un octógono menor también rematado por otra hilera de cúpulas y culmina con una enorme cúpula que se fusiona con el octógono. Especialmente bonito a primera hora de la mañana cuando los rayos solares horizontales acarician sus líneas.

 

Muy pocos forasteros han pasado alguna vez por un lugar que no sale en las Routard, y que en las Lonely tiene una pequeña reseña junto a Bothgaya.

 

Y eso me da la ocasión de ampliar la leyenda.

 

En efecto, pronto contarán por ahí, que una vez el gran Iconoclasta se hizo pasar por indio de Mumbai (sin hablar una palabra de hindi) para pagar 5 rupias en lugar de las 100 que deben pagar los extranjeros. Y es que según me da la luz del sol, empiezo a parecer un indio. Un indio guapo, claro (porque algunos hay, como el dhoni o algunos actorcillos de la industria cinematográfica).

 

A 400 metros, caminando por la parte vieja de Sasaram hay otro mausoleo algo mas pequeño que reproduce la forma del anterior y que aunque no alcanza la majestuosidad del anterior, merece una visita, sobretodo para ver como una multitud de niños te acompañan durante toda la visita.

 

Si estáis en Varanasi, podéis venir a Sasaram en un daytrip. El tren tarda una hora y media, y podéis regresar con alguno de los expresos que pasan por Sasaram después de la puesta de sol (que es el otro momento en el que podréis hacer buenas fotos). No hay motivos para hacer noche aquí ni caer en maanos de los despiadados hoteleros de Sasaram.

2 comentarios to “SASARAM”

  1. nuria Says:

    jajajaja!! esto de indio guapo sí que es leyenda!!!
    indioguapoquebebelechedelasagradavaca!!!!
    aiiiii, no sé com encara estas viu!!

  2. jordiA Says:

    y yo que me pensaba que los chinos eran los mas grandes….
    y son los indios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: