BOTHGAYA, THE ENLIGHTED AND THE MONEYMAKERS

Erase una vez un rico príncipe que acumulaba grandes riquezas y una vida de excesos en palacio; que un día cansado de mundanos placeres optó por iniciar una vida ascética y de renuncia. Ello lo llevó a desposeerse de cualquier posesión material (incluida la ropa) y a vagar como un asceta o samana. Tras ver que esa vida ascética tampoco le conducía a ningún lado inició el camino de la meditación; y fué de esta manera que tras semanas y semanas, este príncipe alcanzó un día la iluminación a la sombra de un árbol de bodhi.

Así comenzaba en el siglo V antes de nuestra era la historia del budismo, este personaje dejó de llamarse Sidharta Gautama para pasar a ser el Buda. Una vez alcanzada la iluminación se dedicó a predicar sermones y trasmitir sabias enseñanzas que guiaban por el noble camino del medio.

Y esta iluminación la alcanzó en lo que hoy en el norte de India se conoce como el estado de Bihar, uno de los mas pobres del país. En un bosque de bodhi trees que hoy ha quedado suplantado por la aldea de Bothgaya. A la sombra de un árbol de bodhi que ocupaba la misma posición que el enorme baiano que se puede admirar hoy en día y que según cuentan nació de un esqueje del árbol original plantado inicialmente en Sri Lanka. El árbol original fue al parecer destruido por la celosa mujer del emperador Ashoka que fue quien difundió el budismo por toda la India como religión oficial en el siglo II antes de Cristo, y que pasaba mucho mas tiempo admirando al árbol que satisfaciendo las necesidades de la emperatriz..

Junto a este árbol se erigió en el siglo VI después de cristo el imponente templo Mahabodi para conmemorar un hecho tan relevante para la historia de la humanidad. Y hoy en día Bothgaya es una de las ciudades mas sagradas del mundo y la mas sagrada para los budistas de cualquiera de sus ramificaciones. Tan sagrada como puede serlo La Meca o Medina para los musulmanes, Jerusalem para los judíos, Roma para los cristianos católicos, o Varanasi para los hinduistas

Y hasta una persona con la misma espiritualidad de un teléfono móvil como yo, tan repugnantemente racional y cabeza cuadrada…he de decir que la primera tarde que pasee por el templo percibí espiritualidad por todas partes….embebido por el deambular de peregrinos de medio mundo budista, y los mantras recitados por la megafonía.

Como pasa en Lumbini o Sarnath, todos los países budistas tienen su propio monasterio construido a la manera tradicional siguiendo las formas vernaculares, por lo que aunque estos son de reciente construcción no deja de ser como un museo al aire libre de tipologías constructivas budistas.

PERO…

Y ahora amigos comenzamos una nueva sección (solo aquí en el último bazar) de periodismo de investigación:

YA CONOCEN LO QUE DICEN LAS LONELY PLANETS, AHORA LES CONTAREMOS LA VERDAD.

En efecto, en el último bazar mantuvimos una entrevista con un tendero local que nos explicó su versión de las cosas.

La palabra “mafia” apareció en repetidas ocasiones en la conversación.

El nombre del tendero permanecerá en el anonimato para garantizar su seguridad (vaaale, ya se que me gusta ser peliculero…pero ya hace tiempo que me decanté por el lado del espectáculo para captar audiencia).

El tendero denunció que salvo el templo tailandés administrado por el rey de Tailandia, el resto de monasterios no son mas que turbias concesiones del gobierno indio a inversores privados que obtienen sus ganancias de los suculentos donativos que particulares occidentales estilo Richard Gere, de acomodadas familias orientales, particularmente de Japón y China hacen.

Las denuncias mas obvias fueron:

-El escaso interés de los monasterios en que parte de las recaudaciones repercutan en los habitantes de Bothagaya. Ninguna de estas comunidades ha aportado ni media rupia a establecer algún tipo de escuela, hospital o servicio público en beneficio de los lugareños en una de las zonas mas deprimidas de India y del mundo.

-La explotación hotelera encubierta bajo el toldo del peregrinaje. En efecto, muchos de los monasterios han crecido de una manera exagerada, siendo en realidad enormes complejos hoteleros anexos a un templo, y no un templo con algunas celdas para acoger peregrinos. Esta explotación hotelera supone además una competencia desleal a los pequeños hoteles y guest houses que tributan de una manera mucho mas desfavorable y que pagan sus facturas de consumos básicos a un precio 6 veces mayor.

La conversación, mejor dicho monólogo del tendero continuó focalizada hacia los tibetanos, que según él, han monopolizado el termino budismo y se han apoderado de él. Continuó argumentando que la mayoría de establecimientos tibetanos no lo son, y que se están aprovechando de una marca, la marca Tibet que es muy rentable por el gran atractivo que suscita entre los occidentales. Ponerle la coletilla tibetan a un restaurante vende mucho entre los lonelyplaneteros.

Finalmente, la conversación desembocó en el terreno político, y las acusaciones terminaron por salpicar a su santidad el Dalai Lama y al exilio tibetano que, según él, está recibiendo enormes cantidades de dinero fundamentalmente de EEUU, cuando se trata de una pequeña minoría en comparación de los millones de nepalíes e indios que están abandonados a su suerte.

Esta es la percepción que algunos hinduistas de Bothagaya tienen del negocio que el lugar de la iluminación de Lord Buda está generando.

En cualquier caso, este tipo de explotación comercial también se da en otros tantos lugares de peregrinaje de otras religiones (no todas), particularmente el hinduismo y sus templos son una mágnifica muestra de toda esa explotación mercantil. Y es que la fe puede ser un negocio tan bueno como (o mejor que) las drogas, las armas, el sexo, las telecomunicaciones o la energía.

4 comentarios to “BOTHGAYA, THE ENLIGHTED AND THE MONEYMAKERS”

  1. Este post da para una larga discusión que espero tener a tu vuelta, en una terracita con un par de cervezas como testigos.

    Un abrazo maleante!!

  2. jordiA Says:

    bien! por ese periodismo de investigacion!

  3. Patricia Says:

    Bueno German; después de haber leído impunemente tu blog de arriba a abajo, me parece una indecencia no presentarme. Yo también soy una apasionada de los viajes con mochila a cuestas y he visitado algunos de los lugares que describes en tu blog, pero mis viajes son infinitamente más cortos.

    Gracias a tu blog, he seguido viajando durante este último año. Ya hace año y medio que no me cuelgo la mochila (esa es más o menos la edad que tiene mi hijo), pero eso se va a acabar; ya ha dado sus primeros pasos y el próximo octubre nos vamos a Argentina.

    Solo quiero felicitarte por tu blog y animarte a que sigas escribiendo. Siempre lamentaré no ser capaz de describir las cosas que veo, siento o padezco en los viajes como tu lo haces, pero leyendo tus textos, he asentido con media sonrisa infinidad de veces pensando: ¡¡¡Ayyyy, qué razón tiene!!! (especialmente en Vietnam).

    Bueno, espero impaciente más capítulos y te deseo buenos y muchos viajes para el futuro. Un abrazo fuerte. Patricia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: