Archivos para junio, 2011

BENARES, VARANASI, VERYNASTY, LA CIUDAD DE LOS GHATS, LAS CREMACIONES, LOS BABAS Y LAS MIL Y UNA BREAD BROWN GERMAN BAKERIES.

Posted in Sin categoría on 11 junio 2011 by German el Gran Iconoclasta, Grand Overlander y Big Muzungu!!

En pocos lugares del mundo (salvo en la convulsa y controvertida Jerusalem) es posible pasar de la ciudad mas sagrada de una religión a la ciudad mas sagrada de otra religión como en esta zona de la India.

Tres horas de tren bastan para saltar de Bothgaya (la ciudad mas sagrada para los budistas) a Varanasi (la ciudad mas sagrada de los hinduistas). Claro que en Jerusalem bastan unos minutos para saltar del muro de las lamentaciones al santo sepulcro y de allí a la mezquita de la roca. A ver quien es el guapo que supera eso.

Sobre Varanasi escribí mucho la última vez que pasé por aquí, así que voy a volver a tirar de hemeroteca otra vez.

 (pero eso no va a ser hoy que no encuentro el texto por ningún lado, ejem…disculpad…ya se que me parezco a Santamaria, el cocinero de Rota)

Y voy a completar lo dicho con impresiones de esta segunda vez.

Aproveché mi estancia en Varanasi para tomarme unas minivacaciones de 4 días. La celebre azotea de la Puuja GH con sus impresionantes vistas del río y la ciudad (seguramente las mejores de toda la ciudad) me brinda el marco perfecto para ello. Para escribir, leer, tomar un lassi, conversar con otros viajeros…(pero que superbohemio que soy….)…y sobretodo para vago maalear. No en balde Varanasi es la ciudad donde el concepto vago-maleante en esencia se inventó y desarrolló. Esta es una de las ciudades por las que merodean mas sadhus y santones que decidieron no manchar su karma con posesiones o algo tan mundano como el trabajo.

De vez en cuando me bajo a los ghats a pasear, a recorrerlos de punta a punta, uno de los paseos mas agradables que pueden darse en India, Voy a la gran mezquita a disfrutar de sus vistas sobre el río, me zambullo por algún bazar, y me dedico a la ardua tarea de decidir el restaurante donde comeré hoy, busco antiguos amigos, como el carismático Babas y su inseparable compañero, allí siguen cuatro años después, en el mismo humilde puestecillo de çais; el Babas parece que ha aprendido mucho mas castellano., lo noto algo cascado de los bronquios, quizás demasiado hash o quizás un resfriado mal curado. Le digo que lo vi en un reportaje de TVE, y le pregunto por Manu, el chaval vallisoletano que pinta cuadros en Varanasi. Está en Australia con una chica eslovaca, va a exponer allí.

Al final de la ciudad, cuando ya se acabaron todos los ghats, en un banco de arena producto de los sedimentos que arrastra el rio que volverá a quedar anegado una vez la madre Ganga multiplique su caudal por efecto de los monzones me encuentro un improvisado campamento con cuatro maderas y lonas, un precario cercado y una magnífica plantación de maría. Un Sadhu me invita a pasar, estirado sobre un poyete hecho con arcilla seca del río otro sadhu tose. “Está enfermo, tiene fiebre por las noches”, me dice el Sadhu que me ha invitado a pasar).

Saca una tienda iglú bastante cascada  que debió regalarle algún mochileroy me pregunta si se como se monta, la montamos en un momento. Al cabo de unos minutos de conversación aparecen dos santones mas y un chaval del pueblo. Sacan sus pipas de arcilla e inician el santo ritual de fumar el charas (hash). El chaval les prepara las pipas. Me invitan, declino la invitación. Pedimos unos çais. y ahí se nos va la tarde.

De regreso veo el espectáculo de las puujas vespertinas en el ghat principal, un espectaculo mitad religioso pero también mitad turístico que se lleva haciendo desde hace unos 16 años. Una chica me vende un cuenco de flores y vela para que haga mi puuja…deposito la ofrenda en el río, en un momento muy emotivo en recuerdo de mi abuela.

El tercer día me decido a madrugar y a coger una barca a las 5 de la mañana para ver el amanecer sobre el Ganges recordando la explosión de color que viví hacía cuatro años. La salida del sol ahora no es tan frontal, sale mucho mas río arriba, unas nubes bajas también molestan bastante. El amanecer no tiene nada que ver con el amanecer de 2007.

 IMPRESIONES SOBRE LA CIUDAD

Impresión uno: hay mas comisionistas, trapicheantes, camellos, capta clientes, plastas, haslers, pelmas, falsos guías, vagos y maleantes que hace 4 años; también hay muchos menos turistas que en la época que yo estuve. Lo cual hace que el acoso y derribo de los “alo-sir, yes-sir” sea brutal, peor que el de los buitres de una discoteca barcelonesa.

Esta ha sido una de las conversaciones efímeras con uno de estos plastas:

 
-alo ser whwrw yu com from

-from uzbekistan

-from pakistan?

-no from uzbekistan

-a never hear dis cauntry

-uzbekistan, great country, rich country, beautifull girls, and wonderfull beaches, ma friend…

-you need hash?

-no, my mother don´t let me smoke

-Oh ser, is your mother with you?

Mas cortos que la picha de un virus.

Impresión 2: Imitando a la original Bread Brown German bakery seleccionada con un “OUR PICK” por la biblia, y donde te meten un palo de los guapos en la cuenta supuestamente para fines solidarios y caritativos; han aparecido por Varanasi una legión de fake Bread Brown German bakeries hasta el punto de que pronto habrán mas que templos. Ah! que poder tiene la maldita biblia, y que predecibles somos los viajeros.

Impresión 3: La vista desde la azotea de la Pooja guest house es junto con el amanecer en el río, las cremaciones y los ghats el cuarto must see de la ciudad. Afortunadamente esto lo sabe muy poca gente, y la guest house sigue a la sombra del loniplanetado Hotel Alka. El precio de las habitaciones sigue siendo un buen negocio y espero que siga así durante mucho tiempo; espero que ninguno de los chicos de Tony pase por aquí.

Impresión 4: El tema de los cortes de luz y caidas de internet lejos de mejorar respecto de hace cuatro años, ha empeorado drásticamente.

SASARAM

Posted in Sin categoría on 11 junio 2011 by German el Gran Iconoclasta, Grand Overlander y Big Muzungu!!

 

A medio camino de Gaya (la estación de tren mas cercana a Bothgaya) y Varanasi se encuentra la infernal localidad de Sasaram. Una localidad de las de género horribilis o tipo agujero negro deep deep. La caótica y apocalíptica estación es la perfecta introducción a lo que encontraremos unos pasos mas allá.

 

La booking ofice de la estación es uno de los mayores espectáculos que uno puede contemplar en India, mejor si cabe que una coreografía de Bollywood.

 

Como ya todos sabéis, el indio se caracteriza por su incapacidad para respetar una cola, su información genética heredada a lo largo de milenios, le impulsa a saltarse la cola y catapultarse hacia la ventanilla por donde puede. No podemos culparlos, lo llevan en los genes. Si bien esta es una constante india (por cada cola, 20 personas agolpadas en una ventanilla), en general no es frecuente que la gente en las colas proteste. PERO EN SASARAM LA GENTE SI PROTESTA!!!. El espectáculo es magnífico, cada pocos minutos se escucha un enorme griterío en una cola; escasos minutos (o segundos después) el griterío se traslada a otra cola de mas allá. Y así se van sucediendo pequeñas tanganas frente a las ventanillas diversas amenizadas por los gritos de los que si respetan las colas. Finalmente le toca a tu cola, todos gritan…UEEEEEEEEEEEEE! (yo también me uno a la fiesta). Alguno de los listillos espera a que sea yo el que llegue a la ventanilla para beneficiarse de mi inexperiencia y poder colarse….pobre alma cándida de provincias, jajajaja…yo que he jugado en torneos internacionales, en las colas de media India y de media China. El pobre listillo no tiene opción alguna frente a mi envergadura mucho mayor, corpulencia y sobretodo frente a mis brazos mas largos. Le digo, “en tu próxima reencarnación has de beber mas leche chaval”.

 

El alojamiento constituye otra pesadilla. En ninguno de los tres “hoteles” (en realidad antros decrépitos infectos de estandard indio mas bajo) que hay frente a la estación quiere darme una habitación sin AC, alegando que están completos. Me roban 1.100 rupias para darme una infecta habitación, eso si con AC. Me quedo en el Govinda “deluxe” cuyos “lujos” son idénticos a los de las otras dos letrinas. ¿Que ha pasado en India si por esa habitación hace 4 años no hubiera pagado ni 200 rupias? Una noche es una noche, y al menos el check out es 24 horas, lo que me permite dejar las cosas en la habitación hasta la salida del tren.

 

El entorno sin concesiones al viajero. India pura y dura, como cualquier aldea de Afganistán o Pakistán, imagino. Intento refugiarme en un ciber, pero no hay conexión.

 

El motivo para detenerse aquí es el maravilloso mausoleo de Sher Shah, uno de los últimos emperadores mogoles. El mausoleo emplazado en medio de un enorme lago artificial es imponente, de proporciones harmoniosas, una de las mejores obras de arquitectura mogol de toda la India. La planta octogonal rematada por cúpulas en cada una de sus aristas decrece en un octógono menor también rematado por otra hilera de cúpulas y culmina con una enorme cúpula que se fusiona con el octógono. Especialmente bonito a primera hora de la mañana cuando los rayos solares horizontales acarician sus líneas.

 

Muy pocos forasteros han pasado alguna vez por un lugar que no sale en las Routard, y que en las Lonely tiene una pequeña reseña junto a Bothgaya.

 

Y eso me da la ocasión de ampliar la leyenda.

 

En efecto, pronto contarán por ahí, que una vez el gran Iconoclasta se hizo pasar por indio de Mumbai (sin hablar una palabra de hindi) para pagar 5 rupias en lugar de las 100 que deben pagar los extranjeros. Y es que según me da la luz del sol, empiezo a parecer un indio. Un indio guapo, claro (porque algunos hay, como el dhoni o algunos actorcillos de la industria cinematográfica).

 

A 400 metros, caminando por la parte vieja de Sasaram hay otro mausoleo algo mas pequeño que reproduce la forma del anterior y que aunque no alcanza la majestuosidad del anterior, merece una visita, sobretodo para ver como una multitud de niños te acompañan durante toda la visita.

 

Si estáis en Varanasi, podéis venir a Sasaram en un daytrip. El tren tarda una hora y media, y podéis regresar con alguno de los expresos que pasan por Sasaram después de la puesta de sol (que es el otro momento en el que podréis hacer buenas fotos). No hay motivos para hacer noche aquí ni caer en maanos de los despiadados hoteleros de Sasaram.

RAGJIR Y NALANDA

Posted in Sin categoría on 11 junio 2011 by German el Gran Iconoclasta, Grand Overlander y Big Muzungu!!

Ragjir es uno de los lugares ininterrumpidamente habitados de la tierra, se han encontrado restos datables en mas de 8.000 años de antigüedad, y aun pueden verse curiosas estructuras como una muralla de piedras ciclópeas de mas de 3.000 años de antigüedad que rodean el sitio de la antigua ciudad, también unos restos de marcas de ruedas de carruajes que según cuenta una leyenda son las marcas dejadas por el carro de Krisna.

Aquí paso muchas semanas el príncipe Gautama antes de su iluminación; y aquí regreso a meditar en una cueva que aún existe, y aquí también predicó alguno de sus sermones. Es por tanto uno de los lugares de peregrinación budista mas importantes de India. Una pagoda de reciente construcción financiada por el gobierno japonés conmemora el lugar del sermón en la cima de una montaña a la que se asciende en un precario (y muy antiguo) tele silla. De bajada resulta divertido admirar las caras de pavor con las que algunas peregrinas indias ascienden en sus sillas suspendidas del cable.

A escasos 10 kilómetros de Ragjir se encuentran las impresionantes ruinas de la que una vez fue la mayor universidad del mundo.

La universidad de Nalanda tuvo su apogeo entre los siglos VII y XII de nuestra era antes de ser arrasada por los invasores turcos en 1193. Llegó a acoger mas de 10.000 alumnos que debían superar unas durísimas pruebas de acceso que solo aprobaban un diez por ciento de los que lo intentaban. Muchos de ellos procedían de lugares tan remotos como China, Sureste asiático e incluso Indonesia; y para llegar, emprendían larguísimos, inciertos y peligrosos viajes de varios años.

El mas celebre de todos, el viajero, estudiante monje y posteriormente maestro y diplomático Xuan Zuang que se ha ganado un capítulo a parte y que será mi aportación del trimestre a la web Amudaria por la vinculación que estableció con la Ruta de la Seda y por el viaje que realizó desde Louyang hasta Nalanda recorriendo el Turkestan, Kirguizstan, Uzbekistan, Afganistan y Pakistan en su periplo.

En la universidad se impartía budismo, filosofía, sánscrito, y muchas de las ciencias en desarrollo como el álgebra, la astronomía, la física, química, anatomía, o la geometría.

La universidad contaba con un profesor por cada 7 alumnos, vamos igual que en estos tiempos.

Perfectamente estructurada y planificada, quedaba dividida en dos partes; los monasterios a un lado del eje, y las pagodas y templos al otro lado del eje. Alguna de ellas, a juzgar por la dimensión de los restos debió de ser imponente. Los monasterios de planta rectangular o cuadrangular repiten un mismo esquema muy racional de celdas articuladas en torno a un patio central que hacía las veces de aula magna.

Tras la primera destrucción obra de los turcos; la universidad continúo funcionando mas como un lugar de peregrinación ya muy erosionado, hasta su decadencia total, en el siglo XV solo habían una veintena de monjes.

Curiosamente en la misma época de su destrucción emergía en las islas la universidad de Oxford.

Desde Bothgaya, el patronato de conservación del templo Mahabodi organiza dos excursiones “de peregrinación” a la semana de un día a Ragjir y Nalanda los miércoles y los domingos, que son indudablemente la mejor manera de llegar.

Admito que dudé mucho inscribirme o no, atemorizado por la posibilidad de terminar en un autocar con 200 indios haciendo un viaje tópico con media hora de visitas y 4 horas en tiendas de artesanía. Mi sorpresa fue al día siguiente.

Inscritos a la excursión, un “peregrino”; yo. A mi disposición una minivan con aire acondicionado, un conductor y un guía. El programa de visitas diseñado a mi gusto (con infinidad de tiempo libre para campar a mis anchas por las ruinas). El guía Santos Kumar un excelente profesional con buenos conocimientos de historia y arqueología indios.

Teniendo en cuenta que el viaje cuesta 950 rupias a occidentales e incluye diferentes entradas que el guía pagó delante de mis narices (casi 200 rupias), que la comida y el desayuno (con agua y zumo) van incluidos, y que un taxista de Bothgaya solo para empezar a hablar de llevarte y dejarte en Nalanda espera una oferta de mas de 2.000 rupias; está claro que la excursión es muy deficitaria, y que va muy subvencionada por el patronato…y desde luego para mi ha sido uno de los mejores negocios en los que va de viaje….

Si no, de que moreno un operador privado te va a montar algo así para ti solo a este precio.

Si yo puse 950 rupias, calculo que el patronato me debió regalar unas 2.000 rupias como poco para sufragar el resto de gastos de la excursión.

Muy recomendable, y una vez mas….ni una sola mención en LP o Routard.

BOTHGAYA, THE ENLIGHTED AND THE MONEYMAKERS

Posted in Sin categoría on 11 junio 2011 by German el Gran Iconoclasta, Grand Overlander y Big Muzungu!!

Erase una vez un rico príncipe que acumulaba grandes riquezas y una vida de excesos en palacio; que un día cansado de mundanos placeres optó por iniciar una vida ascética y de renuncia. Ello lo llevó a desposeerse de cualquier posesión material (incluida la ropa) y a vagar como un asceta o samana. Tras ver que esa vida ascética tampoco le conducía a ningún lado inició el camino de la meditación; y fué de esta manera que tras semanas y semanas, este príncipe alcanzó un día la iluminación a la sombra de un árbol de bodhi.

Así comenzaba en el siglo V antes de nuestra era la historia del budismo, este personaje dejó de llamarse Sidharta Gautama para pasar a ser el Buda. Una vez alcanzada la iluminación se dedicó a predicar sermones y trasmitir sabias enseñanzas que guiaban por el noble camino del medio.

Y esta iluminación la alcanzó en lo que hoy en el norte de India se conoce como el estado de Bihar, uno de los mas pobres del país. En un bosque de bodhi trees que hoy ha quedado suplantado por la aldea de Bothgaya. A la sombra de un árbol de bodhi que ocupaba la misma posición que el enorme baiano que se puede admirar hoy en día y que según cuentan nació de un esqueje del árbol original plantado inicialmente en Sri Lanka. El árbol original fue al parecer destruido por la celosa mujer del emperador Ashoka que fue quien difundió el budismo por toda la India como religión oficial en el siglo II antes de Cristo, y que pasaba mucho mas tiempo admirando al árbol que satisfaciendo las necesidades de la emperatriz..

Junto a este árbol se erigió en el siglo VI después de cristo el imponente templo Mahabodi para conmemorar un hecho tan relevante para la historia de la humanidad. Y hoy en día Bothgaya es una de las ciudades mas sagradas del mundo y la mas sagrada para los budistas de cualquiera de sus ramificaciones. Tan sagrada como puede serlo La Meca o Medina para los musulmanes, Jerusalem para los judíos, Roma para los cristianos católicos, o Varanasi para los hinduistas

Y hasta una persona con la misma espiritualidad de un teléfono móvil como yo, tan repugnantemente racional y cabeza cuadrada…he de decir que la primera tarde que pasee por el templo percibí espiritualidad por todas partes….embebido por el deambular de peregrinos de medio mundo budista, y los mantras recitados por la megafonía.

Como pasa en Lumbini o Sarnath, todos los países budistas tienen su propio monasterio construido a la manera tradicional siguiendo las formas vernaculares, por lo que aunque estos son de reciente construcción no deja de ser como un museo al aire libre de tipologías constructivas budistas.

PERO…

Y ahora amigos comenzamos una nueva sección (solo aquí en el último bazar) de periodismo de investigación:

YA CONOCEN LO QUE DICEN LAS LONELY PLANETS, AHORA LES CONTAREMOS LA VERDAD.

En efecto, en el último bazar mantuvimos una entrevista con un tendero local que nos explicó su versión de las cosas.

La palabra “mafia” apareció en repetidas ocasiones en la conversación.

El nombre del tendero permanecerá en el anonimato para garantizar su seguridad (vaaale, ya se que me gusta ser peliculero…pero ya hace tiempo que me decanté por el lado del espectáculo para captar audiencia).

El tendero denunció que salvo el templo tailandés administrado por el rey de Tailandia, el resto de monasterios no son mas que turbias concesiones del gobierno indio a inversores privados que obtienen sus ganancias de los suculentos donativos que particulares occidentales estilo Richard Gere, de acomodadas familias orientales, particularmente de Japón y China hacen.

Las denuncias mas obvias fueron:

-El escaso interés de los monasterios en que parte de las recaudaciones repercutan en los habitantes de Bothagaya. Ninguna de estas comunidades ha aportado ni media rupia a establecer algún tipo de escuela, hospital o servicio público en beneficio de los lugareños en una de las zonas mas deprimidas de India y del mundo.

-La explotación hotelera encubierta bajo el toldo del peregrinaje. En efecto, muchos de los monasterios han crecido de una manera exagerada, siendo en realidad enormes complejos hoteleros anexos a un templo, y no un templo con algunas celdas para acoger peregrinos. Esta explotación hotelera supone además una competencia desleal a los pequeños hoteles y guest houses que tributan de una manera mucho mas desfavorable y que pagan sus facturas de consumos básicos a un precio 6 veces mayor.

La conversación, mejor dicho monólogo del tendero continuó focalizada hacia los tibetanos, que según él, han monopolizado el termino budismo y se han apoderado de él. Continuó argumentando que la mayoría de establecimientos tibetanos no lo son, y que se están aprovechando de una marca, la marca Tibet que es muy rentable por el gran atractivo que suscita entre los occidentales. Ponerle la coletilla tibetan a un restaurante vende mucho entre los lonelyplaneteros.

Finalmente, la conversación desembocó en el terreno político, y las acusaciones terminaron por salpicar a su santidad el Dalai Lama y al exilio tibetano que, según él, está recibiendo enormes cantidades de dinero fundamentalmente de EEUU, cuando se trata de una pequeña minoría en comparación de los millones de nepalíes e indios que están abandonados a su suerte.

Esta es la percepción que algunos hinduistas de Bothagaya tienen del negocio que el lugar de la iluminación de Lord Buda está generando.

En cualquier caso, este tipo de explotación comercial también se da en otros tantos lugares de peregrinaje de otras religiones (no todas), particularmente el hinduismo y sus templos son una mágnifica muestra de toda esa explotación mercantil. Y es que la fe puede ser un negocio tan bueno como (o mejor que) las drogas, las armas, el sexo, las telecomunicaciones o la energía.

AYER, EN EL TREN

Posted in Sin categoría on 3 junio 2011 by German el Gran Iconoclasta, Grand Overlander y Big Muzungu!!

Parcialmente recostado sobre mi mochila en mi litera de un vagón de tercera AC del sistema ferroviario indio viendo la India pasar a un ritmo lento escuchando despreocupados mediotiempos sacados de distintas roadmovies americanas aislado del resto del vagón por unas cortinillas que cuelgan de la litera superior. El sol que entra por la ventana hace confortable el glaciar ambiente interior. De vez en cuando se escucha la voz del vendedor ambulante “çai, çai”, “cul-rinks”. Por la ventana aldeanos trabajan el campo, mujeres con saris de colores destacan entre el sorprendentemente verdor del paisaje, las vacas dejan pasar el tiempo tumbadas en el pasto, algún perro ladra al tren a su paso, unos niños se remojan y plantan cara al infernal calor en un estanque de turbias aguas freáticas, de vez en cuando un vistoso cartel amarillo escrito en hindi e ingles reproduce el nombre de alguna impersonal y anónima aldea interior sobre unos andenes en los que parece que ningún tren se detuvo nunca.

De vez en cuando sin atender a ninguna explicación lógica el tren ralentiza aun mas su ritmo, hasta detenerse en medio de la nada; al cabo de unos minutos reanuda su marcha.

En el horizonte lejanas colinas ondulantes recortan el paisaje azuladas por las partículas en suspensión. Unos operarios que trabajan bajo un sol abrasador en el mantenimiento de las vías del tren se detienen para ver pasar el convoy.

No hay nada que haga destacable el paisaje, nada que permita situarlo en un mapa de la India….esto podría ser cualquier lugar , tampoco hay nada que ayude a situarlo en el tiempo….por eso el momento es idílicamente perfecto.

Me gusta viajar en tren.

 

(La India tiene estas cosas absurdas, como que se puede viajar mas confortablemente en tercera que en segunda en función de la litera que te toque; así es infinitamente mejor -además de mas barato- viajar en tercera litera longitudinal abajo; que hacerlo en segunda en cualquier litera superior, cuando lo probéis ya veréis por qué)

BHUBANESHWAR

Posted in Sin categoría on 3 junio 2011 by German el Gran Iconoclasta, Grand Overlander y Big Muzungu!!

 

La capital del estado de Orissa (definida por el Gran Jorge Reverter como de género horrible) en efecto es del género horrible.

 

Mi llegada a la ciudad no podía ser mas desalentadora, unos amenazadores nubarrones me recibían después de unas terribles dos horas y pico un el microbus que venia de Koranak con mas de 100 personas (en un bus con 22 asientos), con unas condiciones de calor y humedad similares (sin exagerar) a las de una sauna pero agravadas por la presión de 100 cuerpos embutidos con calzador. Si allí dentro hubiésemos metido una roca sedimentaria, seguramente habría experimentado un metamorfismo al llegar a Bhubaneshwar convertida en un bonito mármol.

 

El microbús me dejó en mitad de la nada, donde un pirata motorizado me pide 200 rupias por llevarme al centro, lo miro con cara de desprecio y no le digo ni una palabra y me voy…le hago un gesto de que se aparte de mi vista (la sonrisa en el regateo no debe perderse nunca cuando las pretensiones iniciales son realistas, cuando de entrada te insultan con la oferta, yo me lo tomo como una ofensa).

 

Finalmente doy con un motorista legal que me pide 60 rs que se quedan en 40.

 

En la plaza Kalpana (zona de hoteles económicos) no hay habitaciones, las non AC estan todas ocupadas, las Ac comienzan a partir de las 1.000 rupias. 1.000 rupias en un establecimiento roñoso, cutre, en el que no han cambiado una sabana desde la tercera reencarnación de Vishnú, un antro decrépito por el que yo en 2007 venía pagando 300 rupias.

 

Tras mirar en varios sitios sin suerte, regreso a donde me pidieron 1.000 rupias, me encuentro con un borde y cortante “the room is not available” (sin el sorry sir). Le digo al recepcionista que por favor sonría, que a los clientes se les sonríe, y que si en India no aprenden a ser educados con los clientes, no saldrán nunca del cuarto mundo.

 

Al final acabo en el Pushmak, al menos el recepcionista es educado, a la entrada un seguridad te hace un saludo marcial, en la habitación hay un equipo de aire acondicionado que no es de 1969, el suelo es de porcelánico blanco limpio, la ducha tiene agua caliente y sale a una presión adecuada, el desayuno está incluido y la habitación tiene wifi. Ya que la broma va a salir cara (1.500 rs), al menos que te den algo por lo que pagas. El check out 24 horas me viene de perlas para enlazar con el tren nocturno y darme una duchita antes y poder chatear un poco con la nueva colaboradora del último bazar.

 

SI, primicia mundial, muy pronto habrán novedades en el último bazar.

 

Y ahora muchos os estareis preguntando que cual es el motivo para venir a Bhubaneshwar, yo mismo también me lo preguntaba la tarde-noche que llegué; cuando ví el rango de precios de las habitaciones, de hecho estuve a un paso de volverme a Puri.

 

Bueno en Bhubaneshwar hay una de las colecciones de templos mas impresionantes de toda India, es el Kajuraho, el Hampi del este. La diferencia respecto a las otras dos, es que estos templos están en una asfixiante ciudad india de mas de un millón de habitantes; y los otros están en agradables aldeas que viven exclusivamente para el turismo.

 

Los templos de Orissa tienen una característica propia en el diseño de sus vijaras, una geometría agbarica (parecida a la torre agbar) y rematadas por una especie de enorme turbante. En Bhuba hay mas de 30 templos casi todos concentrados al sur de la ciudad en las proximidades de un agradable estanque. Pese a su antigüedad (todos ellos datan de los siglos VII a XIII) casi todos presentan un estado de conservación impecable y muchos de ellos están aun en uso y siguen consagrados al culto.

 

El mayor de todos ellos, el Lindaraja es una de las estructuras mas impresionantes que pueden admirarse en India, pero desgraciadamente para los que no nacimos en India, el acceso lo tenemos vetado; oficialmente los no hindúes tienen vetado el acceso; la realidad es que los no hindúes y los no indios lo tenemos vetado.

 

Un mirador construido por los ingleses permite asomar la cabeza por encima del muro perimetral y admirar todo el conjunto. Desde el templo vecino, es posible encaramarse al muro perimetral y obtener una visión mas dinámica y no tan estática al tiempo que caminas haciendo equilibrios por lo alto del muro.

 

Si con eso no habéis tenido suficiente, descubrí para vosotros otros dos lugares desde donde poder tomar vuestras instantáneas. (Ya conocéis lo que dicen las Lonelis, ahora os contaremos la verdad). Por la mañana tendréis buena iluminación frontal de la fachada este desde la azotea de una humilde guest house para peregrinos que os pedirá 50 rupias por abriros la azotea. El precio es correcto. Para luz de tarde en el lado oeste del templo hay un decrépito y escalofriante hospital público que, cuando ves con tus ojos te hace tomar consciencia de lo afortunado que has sido por haber nacido en el primer mundo. El acceso al terrado del hospital por una rampa es totalmente libre, y desde allí puedes ver las decenas de vijaras que rodean a la principal resplandeciendo con los últimos rayos de luz de la tarde.

 

Si la vijara del Lindaraja con 50 metros ya es colosal, es interesante imaginar lo que debieron ser los 92 metros de Koranak.

 

El resto de templos están abiertos al público y solo en uno de ellos (curiosamente no uno de los mas bonitos) se pagan 100 rupias de entrada. El resto son de entrada libre y ´la única obligación consiste en descalzarse antes de entrar. Casi todos ellos se pueden recorrer a pie, ya que distan pocas decenas de metros unos de otros.

 

Quizás después del Lindaraja, el que mas me gustó es el de Brameshwara que es el mas alejado del centro. No deja de ser una replica en miniatura del anterior.

 

Si termináis vuestra visita con el Brameshvara y aun os sobra tiempo, a 10 kilómetros de allí (en esa salida de la ciudad), en la cercana aldea de Hirupur hay un originalísimo templo circular a cielo abierto consagrado a Yogini que merece gastar las 180 rs que os pedira el autoerickshaw por llevaros y traeros.

 

Allí mas de 60 deidades dispuestas en nichos a lo largo de todo el intrados del muro perimetral observaran como recorreis el santuario principal.

 

Hacia el lado norte, a unos 7 km de Bhuba, las cuevas de Udaigiry y Kandagiry tamben son de visita obligada, sobretodo si no conoceis Ellora, Ajanta, Ellora, Badami, Mahabalipuram u otros grupos de cuevas. A mi me gustaron mucho aun habiendo visitado las que mencioné anteriormente. La mas espectacular de todas y la mas apartada, la cueva número 1.

 

Desde lo alto de la ciolina vecina donde hay 11 cuevas mas (Kandagiry) se tiene una vista impresionante de Uidagiry con los campos y la ciudad en el horizonte.

PURI Y KORANAK (o los ultimos dias de mar)

Posted in Sin categoría on 3 junio 2011 by German el Gran Iconoclasta, Grand Overlander y Big Muzungu!!

Puri es una de las ciudades mas sagradas de Orissa. A orillas de una agradable pero muy sucia playa se suceden toda una serie de guest houses y hoteles que acogen a mochileros pero sobretodo a la cada vez mayor y floreciente clase media india que toma la localidad los fines de semana. El espectacular templo de Puri está cerrado a los no hinduistas (y no sirven conversiones express, ni pintarte el tercer ojo con tikka en la frente), has de ser hinduista de pasaporte indio. En frente de la entrada este hay una librería con una azotea a la que te puedes subir y “que acepta” donativos desde donde se puede ver el conjunto y hacerte una idea de las dimensiones. Eso es lo mas cerca que puede estarse de la grandiosa vijara que sobresale del conjunto.

 

Pero muy pocos extranjeros venimos hasta aquí a ver un templo al que sabemos a priori que no nos van a dejar entrar. La razón para venir aquí es que este es un buen lugar para aparcar la mochila y holgazanear unos días, descansar de la India mas dura, comer pescado y marisco, dar paseos por la playa y el poblado de los pescadores; observar con curiosidad los extraños comportamientos de los domingueros playeros indios. Muchos se bañan con ropa, ellas siempre con sari; y todos tienen una tendencia a concentrarse en la misma zona de la playa. Si en occidente tenemos la costumbre de dispersarnos por la playa para buscar nuestra intimidad; los bañistas indios quieren estar juntos, agrupados.

 

Yo también vine hasta aquí atraído por la proximidad del colosal templo del Sol en Koranak, 35 km al norte de Puri.

 

Este templo es el mayor de toda Orissa y debió ser una de las mayores construcciones del mundo en su época, quizás solo equiparable al templo de Tanjavur en el sur de India y a los templos de Angkor, y a algunas catedrales góticas.

 

Construido en el siglo XIII y en tan solo 12 años, simulando ser un enorme carro cósmico que descansa sobre enormes y trabajadisimas ruedas esculpidas en el basamento y arrastrado por 7 caballos.

 

Toda esta numerología tiene explicaciones de carácter astrológico. Cada par de ruedas por ejemplo representa un signo zodiacal. Una apoteosis escultórica reviste todo el templo con unas dimensiones imponentes.

 

Y hay que decir que lo que está visible en la actualidad es menos de la mitad. La sala de audiencias cubierta con una pirámide de 42 metros quedaba a la sombra de una vijara de mas de 90 metros!!!. Esta vijara principal colapsó en el siglo XVII al parecer porque los portugueses retiraron la clave de cúpula (una pieza enorme de magnetita) que daba estabilidad al conjunto, pero que provocaba interferencias en las brújulas y sistemas de navegación de la época.

 

Esta es la única construcción que forma parte del patrimonio mundial de todo el litoral este de la India hasta llegar a Mahabalipuram.

 

Merece la pena recurrir a los servicios de un guía local que por un módico precio de 100 rupias te explicara en una hora los secretos de la construcción y te dirá que esculturas has de mirar entre las miles que revisten todo el templo. No suelo hacerlo, pero esta vez me pareció conveniente. Elen (el escocés) me habló del guía homologado número 6.

 

Mucha gente visita Koranak en una excursión de un día desde Puri, yo quise hacer noche para poder entrar al recinto con la salida del sol. La localidad por la noche se queda casi desierta, el templo queda iluminado de manera bastante correcta para ser India, y puedes recorrer el muro perimetral exterior trípode en mano (porteras nada de risas…esto no va con segundas) con total calma sin que nadie te atosigue.

 

Al día siguiente antes de ir a Bhubaneshwar, después de haber visitado el templo y haber sudado la gota gorda quise darme un mas que merecido remojón en la playa de Koranak, que dista unos dos kilómetros y medio del templo (hay que decir que cuando se completó el templo la línea de costa llegaba hasta allí). Y descubrí que la playa bonita es esta y no la de Puri, kilómetros de arena vírgenes todos ellos para ti, arena limpia, sin domingueros indios, sin cloacas que desaguan en la misma playa.

 

Unas divertidísimas olas rompen con violencia, y puedes jugar a surfearlas sin tabla y pasártelo bomba como un niño indio, totalmente despreocupado por haber dejado tu pasaporte, tarjetas, cámara, notebook y dinero en la arena.

 

Las cálidas aguas del Golfo de Bengala significaban mi despedida del mar hasta que vuelva a Barcelona a mediados de agosto; desde Koranak, de las puertas del mismo templo del sol emprendía un viaje tierra adentro que me llevará a algunas de las regiones del mundo mas alejadas del mar.