EPISODE I: 43 SEGUNDOS

Nunca, repito nunca, había perdido un tren en China, India u otro país…bastó que contrataran mis servicios como guía para empezar mi historial viajante (según la clasificación de J.Sanchez) o viajero de fortuna, mercenario profesional con un borrón monumental que se verá en mi curriculum desde mas lejos que la Gran Muralla que según cuentan se ve desde el espacio. (Yo nunca me creí tal cosa, creo que en las estaciones espaciales toman cosas muy fuertes para combatir los efectos de la ingravidez).

El caso es que el terrorífico atasco endémico de Beijing, la incompetencia habitual del taxista de turno y una concatenación de desafortunados acontecimientos (si….¿que pasa?….no voy a admitir mi parte de responsabilidad) hicieron que llegáramos a la plataforma de embarque a las 19 horas 57minutos 43 segundos; el tren cerró sus puertas a las 19 horas, 57 minutos, 00 segundos; hora de partida del tren fijada por la compañía estatal ferroviaria. Y no voy a admitir mi culpa porque es incomprensible que casi a las 8 de la tarde se tarde casi una hora en atravesar medio Beijing, que el taxista se tenga que ir casi hasta Baeza para hacer el cambio de sentido frente a la puerta de la estación, que la plataforma asignada sea la 10 y no la uno y te obligue a recorrerte la estación entera….. Perder un tren jode, pero perderlo por 43 segundos jode proporcionalmente 43 veces mas. Y perderlo cuando te pagan para que no pasen estas cosas por causas ajenas jode 43 x 43 veces mas. Si, ya se que ahora todos os estaréis descojonando de esta visicitud, bueno, los chinos rurales que esperaban el siguiente tren recostados sobre sus voluptuosos fardos también se pegaron unas risas a mi costa cuando la valla cerrada que impedía nuestro acceso a las vías recibió el patadón fruto de mis iras.

Los 4 billetes en primera clase (soft sleeper) del expreso Beijing-Xian habían costado casi 200 euros. Afortunadamente; y a veces los chinos tienen ese tipo de cosas por las que uno les perdona hasta la invasión del Tibet y los quiere tanto; afortunadamente si pierdes el tren por un plazo de tiempo razonable, se te permite realizar otra reserva sin cargo para el primer tren disponible (good to know). Este cambio imprevisto ha hecho que las visitas programadas para Xian se hayan visto alteradas. Hasta entonces estaba realizando mi trabajo de manera impecable, con una diligencia, solvencia y profesionalidad solo a la altura de los mas grandes. Mis clientas me estaban demandando muchas visitas y aprovechar el tiempo al máximo, aunque eso representara sacrificar algunas comidas a medio día; y por su puesto hacerse muchas fotos en todos lados.

La primera prueba de fuego fue Mutianyu, uno de los tramos mas escénicos de muralla a unos 100 km de Beijing que obliga a combinar varios medios de transporte. Aunque para visitar los tramos de muralla cercanos a Beijing casi todo el mundo recurre a los packs organizados que ofertan en todas las guest houses, youth hostels y hoteles de la ciudad, que limitan mucho el tiempo en la muralla y obligan a pasar por el emporio de seda de rigor; y aunque eso a mi me hubiese facilitado mucho las cosas; pensé que todo eso sería un coñazo. Así que me las llevé a la estación de buses oeste y las subí en el 916, un bus lleno de chinos con destino a Huairou, y es que hacer estas cosas es lo que me da la vidilla viajera…una vez en Huairou, un tipo nos ofreció llevarnos hasta la muralla en una furgonetilla. Salimos a las 10 y a las 18 estábamos regresando a Beijing habiendo disfrutado de 4 horas en la muralla. A ver quien supera eso. La muralla en esta zona se ve preciosa, zigzagueando entre crestas de escarpadas colinas, enfilándose por pendientes pronunciadas, el sol apaciguaba el frío seco traído por el viento siberiano que llegaba cortando Mongolia. El programa de visitas de Beijing, denso y compacto como un buen hormigón casi no dejó poros apenas mas que para cubrir las necesidades mas elementales; a saber, dormir unas 6-7 horas; desayunar, cenar, picar alguna cosa a medio día, lavarse los dientes, ducharse, escribir algún mail (uno al dia), y fisiología varia….y una cervecilla que me escapé a hacer por ahí en un bar de música en directo. Ciudad Prohibida, Templo del cielo, Parque Behai. un puñado de Hutongs, vista de pájaro de la ciudad Prohibida desde el parque vecino, Palacio de Verano, anilla olímpica, torre de la CCTV de Rem Kolhaas que 4 años despues dee su finalizacion prevista continúa parada, el platillo volante sacado de la guerra de los mundos que alberga el teatro nacional, el Lama temple y el mercado de los escorpiones por la mañana extra una vez perdido el tren. Me disculpareis si no me extiendo mas en explicaciones de cada sitio, quien quiera saber mas, puede contratar mis servicios como guía, puede leer guías de viaje o buscar en el ULTIMO BAZAR 2. Además, sé de sobras que cuando empiezas a hablar de historia o de arquitectura, la gente cambia de canal, y se ponen a mirar los resultados de la jornada de liga.

Degustamos el delicioso pato de Beijing en el Dadong, un lujoso restaurante de la ciudad, donde por menos de 20 euros por persona puedes darte un homenaje. Allí tuvimos la suerte de compartir una agradable conversación con Fernando Romero, un amigo del Gran Khan Eduard Ibn Balsebre caudillo de Amu Daria. Fernando es uno de esos viajeros con mayúsculas que se recorrió la Ruta de la Seda en bicicleta, y no contento con eso, toda China, la India, y no se cuantos lugares mas, y que como todos los desarraigados apátridas que constituimos la hermandad de viajeros, se encuentra mas a gusto bien lejos de su tierra natal, en este caso dio con sus huesos en Beijing.

14 comentarios to “EPISODE I: 43 SEGUNDOS”

  1. Mira que eres jodido, echarle la culpa a todos menos a ti es muy del Gran German!!!!…..aunque por esta vez te doy la razón……jajajaja

    me alegro que las cosas vayan bien, creo que las señoras quedarán contentas. Eso de disfrutar de la muralla durante 4 horas está muy muy bien.

    Que curioso lo de fernando Romero, justo a mi lado tengo su libro “Rutas perdidas, oasis de seda”.

    Un abrazo.

    • German Says:

      Lo tenemos que nombrar embajador de amu daria en tierras del Kublai Khan; dará prestigio a la asociacion

  2. Pues sí, te tengo que reconocer que cuando he leído como has explicado tu pérdida del tren me he partido la caja. Aunque creo que el viaje estan haciendo contigo no tiene precio, ahorita mismo me iba yo pa China.

    Un beso!

  3. Enric Says:

    Sigue realizando tu trabajo de manera impecable y, en un futuro proximo, te veremos trabajando en la seccion de viajes del Corte Ingles jajajajaja

    Un abrazo y…no olvides que queremos mas

  4. Segueix així gran!!
    Una abraçada!!

  5. Lou Lan Says:

    Ey Marques;

    …míratelo por el lado positivo. Mejor que “la ostia” te haya llegado pronto, por una parte tus clientas lo habrán olvidado a final del viaje y así tu te pones las pilas temprano ante posibles futuras contrariedades.
    Animo, te voy siguiendo desde aquí con detalle… dedícame el primer bol de noodles o de salchichas de pollo rosas.
    Cuídate

    • German Says:

      marqueees…jajajaja

      Que grandes son los chinos….se te echa en falta por aquí…aun no hemos comido ningun bol de esos, pero la salchicha de pollo ya ha caido…
      La primera TsingTao fue a tu salud

  6. Ei, grans tots!!
    aquest Ger és una canya, sí que tens raó Lou Lan, ha decidit perdre el tren el primer dia així no se’n recordarà ningú, ni nosaltres!!!
    visitar la gran muralla quasi en solitari…. uf!! el millor!!
    sort i més cròniques!!!

  7. jordiA Says:

    animo german!
    menuda envidia que das!

  8. ¡Me alegra enormemente volver a leer las aventuras del gran Iconoclasta!

    Sobre los 43 segundos… ¡que tire la primera piedra quien no se haya equivocado nunca! Deben estar encantados de tenerte como guía.

    No se cómo se me había escapado el primer “Último Bazar”. Me lo leeré enterito igual que tu anterior viaje. Tienes una pluma envidiable, por cierto.

    ¡Mucha suerte!

  9. juanlee Says:

    El notición del día! Has vuelto a las andadas!
    Te seguí en el blog del viaje de la Ruta de la Seda! Y te seguiré en este!
    Lo iré leyendo entre hatches i trimes!
    Eres un crack!

    Suerte y ánimo!

  10. Carlos Alegre Says:

    jajaja!

    qué bueno, aunque vaya mala suerte para empezar! Nuestra cultura no nos prepara psicologicamente para perder un tren por 43 segundos… visto con una mentalidad abierta es todo un descubrimiento, el siguiente tren es degratis, creo que será una de las muchas experiencias del viaje…

  11. Noèlia Says:

    MORTAL!! Vaig llegir aquesta entrada a través del meu correu personal a l’aeroport de Siem Reap, però avui, des de casa, no m’he pogut estar de rellegir-lo…
    Increïble!! Jjaajja… El millor no és el fet (que té tela), sinó la manera d’explicar-ho… jajajjajaja…
    I si, com bé diuen el LouLan i la Nuria, un cop passats uns quants dies això no deixarà de ser una anècdota graciosa del teu impecable currículum…
    Petonsssssssssssssss!!!

  12. NO Importen aquests 43” German, no importen en abssolut, sents??
    Les teves clientes, saben perfectament que tenen un guía que no té preu🙂

    Estic súper contenta!!! Ha tornat el Gran Iconoclasta!! Ja saps que em vaig enganxar tard a la teva ruta de la Seda, però la vaig llegir sencera. Aquest he pujat quan ja havía sortit, però et seguiré.

    I prenc nota, perquè quan pogui tornar a marxar de viatge, ja ho saps, et demanaré opinió.

    Una abraçada!
    Carme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: