EPISODIO 60: DAHAB

De el Cairo me fui hacia el Sinai, a Sharm el Sheik para conectar hacia Santa Catalina. Como no habia ningun autobus desde Sharm, termine en Dahab.
Dahab es la hippilandia de Egipto, la lazy-town, la backpackerland. Dahab es a Sharm el Sheik lo que Tulum es a Cancun o lo que Ko Phangam es a Pukhet.
Y a un lugar de estos no se le hace ascos al final de ningun viaje.
El ambiente relajado, invita a vagomalear, a dar paseos por la playa, nadar entre los corales que tocan la misma orilla (no es necesario subirse en un barco para ver un fondo marino impresionantes) y a regatear duro con los restaurantes que ahora en temporada medio baja establecen una feroz competencia.
La linea de restaurantes monta sus colchonetas y alfombras a menos de un metro del agua, asi que ahi te puedes tumbar escuchando el oleaje mientras degustas un te o un zumo, (o una cerveza!!) y dejar que el tiempo fluya. Algunos gatos rebuscando por debajo de las mesas, se sientan en los cojines si no ha habido suerte (y es que si hay algun animal tan sibaritamente vago como un mochilero con cientos de kilometros, ese solo puede ser un gato). Dahab y sus restaurantes estan hechos a la medida de ambos, gatos y mochileros.

En el autobus del Cairo a Sharm el Sheik fui victima de mi primer intento de hurto desde que viajo (nunca tuve ningun incidente).
Me quede dormido y unos chavales que sospechosamente se sentaron a mi lado abrieron los bolsillos laterales de la bolsa donde llevo las camaras. Al despertarme y mirar la hora vi que dos bolsillos estaban abiertos y faltaba una bateria, el cargador y un cutre reloj Casio sin correa que me esta dando la hora durante el viaje.
Lo mas extranyo es que las dos camaras seguian ahi.
Blanco y en botella, desperte a uno de los chavales y con gestos le pregunte que que pasaba con mis cosas. Al principio intento hacerse el loco, en la primera parada del bus me baje y lo cogi por el hombro y me puse muy serio.
El chaval y su compinche escenificaron entonces que buscaban por el suelo dle autobus…
Y milagrosamente aparecio el reloj.
Como mi cara de cabreo no habia cambiado, tras una segunda busqueda escenificada en la segunda parada, aparecio el cargador.
Y ya en Sharm el Sheik, una vez puesto en conocimiento del chofer el asunto, le dije delante de los dos ninyatos…no se preocue que estoy seguro de que los chicos encontraran la bateria.
Y en efecto, tras la tercera busqueda escenificada por el suelo del autobus, aparecio la bateria.
Con una jeta de aqui a marte, uno de los dos chavales me pidio una propina por haberme encontrado lo que habia perdido.

Y ante una desfachatez tan grande…estuve a punto de darsela…muy grande!

HOJA DE RUTA – EL VIAJE SOBRE EL MAPA

Una respuesta to “EPISODIO 60: DAHAB”

  1. ayva!! las baterias,,,,no tienen valor alguno…
    pero ese casio, es impagable!
    suerte que los buenos samaritanos lo encontraron…jejeje
    vaya jeta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: