EPISODIO 57: COMO EN CASA …ALEJANDRIA

Y ya tenía morriña de mi Mediterráaneo…esa luz especial, ese olor…y es que cuando veo mi mar, ya me siento en mi casa.
Supongo que si un dia (no soy nacionalista) me obligaran a confesarme de una nacionalidad por cojones, diría que me siento mediterráneo. Será que me tira más el mar que la tierra, no lo se.

Alejandría forma parte de la ruta de regreso a casa as low cost as possible desde Australia que emprendí hace unos 20 dias.
Y certifico que es posible volver de Australia a Europa por menos de 400 euros si tienes flexiblidad con tus fechas, ciudades y estas abierto a aprovechar esas escalas, a realizar alguna conexión por tierra y si te mueves un poco buscando por internet, pisha! no esperes que te lo den todo hecho.

En mi caso el itinerario está siendo:

Cairns (aus)-Singapur (sin)
Kuala Lumpur (mal)-Abu Dhabi (eau)
Dubai (eau)-Alexandría (egi)
Sharm el Sheik (egi)-Ginebra (sui)

Con unos precios por tramo que rondan los cien euros, la ganga ha sido volar de Kuala Lumpur hasta Abu Dhabi (mas de siete horas de vuelo) por 99 euros. Pero es que un chaval de Hong Kong que volaba conmigo pagó 20 euros!!! reservando con mucha mas antelación.
El tramo Egipto-Suiza por 74 tampoco ha sido un mal negocio.

Y he querido aprovechar esta visita a Egipto para recorrer algunos lugares pendientes que me quedaron hace diez años.
En especial Alejandría y el Monte Sinai.

Alejandría (Al-Iskandria como la llaman los egipcios) fue una de las ciudades mas míticas de la Antigüedad clásica, fundada por el legendario general macedonio Alejandro (Al-Iskander para los árabes), la ciudad no era nada en los tiempos faraónicos, pero fue un puerto crucial en la epoca ptolemaica.
Aquí estuvo una vez la mayor biblioteca del mundo antiguo, y aquí tambien se erigió una de las siete maravillas de la antigüedad que ha dado nombre a todos los faros del mundo.
Y por si fuera poco, Cleopatra colocó en esta ciudad su trono en una época en la que la ciudad llego a rivalizar en grandeza y poder político con la misma Roma.
Durante esos tiempos las tradiciones religiosas y culturales de dos mundos (el mundo greco-romano y el mundo tardo-faraónico) con sus mitos, leyendas y divinidades, coexistieron de una manera totalmente armónica. No es extraño en un mismo templo ver representaciones de Osiris, Anubis o cualquier otra divinidad egipcia con estatuas de Medusa, Perséphones o Hades.
También se dice que en una necrópolis a las afueras de la ciudad, en una humilde y modesta tumba estuvo enterrado durante algún tiempo el mismísimo Al-Iskander.

Eso si, el que se haya creado unas espectativas de encontrar aquí una Roma o una Bizancio con magnificas basílicas o templos, saldrá defraudado. La antigua Alejandría yace unos 6 metros por debajo de la actual o bien 6 metros bajo el agua.
El faro colapsó hace mas de stecientos años por efecto de un terremoto, la biblioteca desapareció pasto de las llamas hace casi dos milenios, y ni los arqueólogos se ponen de acuerdo en encontrar su antigua ubicación.

Alejandría no es un lugar para venir a encontrar gloriosas construcciones. Alejandría es un lugar para dejar volar la imaginación, para restituir mentalmente una visión lo mas subjetiva y fantasiosa posible de lo que debió de ser el monumental faro cerrando la bahía sobre el fuerte que hoy ocupa su lugar, para buscar y encontrar fragmentos que conecten con el pasado entre el caos urbano de los arrabales o las decadentes otrora elegantes construcciones del siglo XIX de la corniche y el centro de la ciudad. Para imaginar las intrigas del Romance entre Cleopatra y Marco Antonio, para recrear la Alejandría mas literaria o cinematográfica que los autores románticos del siglo XIX describieron y que luego otros como Mankiewitz llevaron al cine.

Y para hacerlo mientras se pasea frente al azul intenso del Mediterráneo por la corniche observando la preciosa y noble fachada de la ciudad desfigurada por el tiempo y la falta de conservación, o mientras se combate el frío de la brisa marítima de la tarde con un te hirviente en cualquiera de los cafés del paseo marítimo.

Por eso aquí no llegan los grandes grupos organizados, y eso la hace mas especial.


Tratando de recrear la grandiosa biblioteca de la antigüedad, hace unos años se construyó una faraónica biblioteca frente al mar. El edificio esta abierto al público y es impresionante. Quizás la mayor biblioteca de toda Africa. Con ocho niveles aterrazados planta sobre planta en un espacio continuo, se ha creado un lugar muy agradable. Un grito del gobierno egipcio de que en la medida de lo posible miran al futuro y lo hacen desde la cultura como un pilar básico de desarrollo.

El genial ex-Monty Python Michael Palin, ahora dedicado a viajar y a escribir (como un servidor, aunque a él le publican y a mi no) describió Alexandría como una Cannes con acné.
Bueno, muy superficialmente sí…pero, ya quisiera Cannes asentarse sobre lo que se asienta Alejandría. Física e históricamente.

A mi, peronalmente el centro de la ciudad me recuerda muchísimo a la Barcelona del Moll de la Fusta y la Basílica de la Mercè, también a ciertos barrios de Nápoles o de Salónica…y es que …¿no lo dije antes?…aquí me siento como en casa.

Hasta los taxis son negros y amarillos.

Postadata sobre los taxis: en el aeropuerto hay unos taxis que cargan unas tarifas abusivas alegando que son “especiales” o “limusinas”….bueno…en realidad si los comparamos con los decrépitos ladas que circulan por la ciudad pintados de negro y amarillo como los taxis de Barcelona, pues tal vez si que los destartalados FIAT 131 familiar que operan el aeropuerto puedan parecerle a alguien “limusinas”. La mejor formula para conseguir una tarifa realista es caminar y hacer ver que no se va a contratar los servicios…asi las pretensiones iniciales del taxista se desplomaran hasta la realidad.

HOJA DE RUTA – EL VIAJE SOBRE EL MAPA

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: