EPISODIO 50: DE REGRESO A SINGAPUR

Singapur constituía la primera etápa de la operación regreso a casa as low cost as posible. En una estratégia tramada para llegar a algún lugar de Europa cercano a Barcelona desde Australia por menos de cuatrocientos euros.

El primer objetivo de la misma consistia en dejar Australia (sintiéndolo mucho, la verdad que en Cairns se estaba muy bien) y saltar a Singapur con una escala en Darwin de escasos minutos. Este tramo me iba a salir por unos ciento veinte euros.

Como ya viene siendo habitual ultimamente mis compañeros de vuelo volvían a ser pintorescos. En el primero de los dos vuelos (el corto) todo salió bien, viajé sin nadie al lado. Pero en el segundo las cosas comenzaron a torcerse cuando una senora australo-tailandesa de unos 40-50 años con un aliento horroroso ocupó el asiento contiguo. A medida que el vuelo progresaba, la señora comenzó a ingerir botellines de vino del catering  y dar el coñazo a mi, y al señor chino que tenía a su derecha en el pasillo. El vuelo de cuatro horas se convierte en una eterna pesadilla. Al señor de al lado empieza por cogerle la mano y hacerle caricias, enseñarle las fotos de su familia. A mi me coge la pierna y me pregunta cada diez minutos si ya estamos llegando a Singapur desde la primera hora de vuelo.
Le digo que no, que el piloto se ha equivocado de ruta y que estamos llegando a Nueva York, que mire a ver si puede localizar la estatua de la libertad por la ventanilla…del colocón que lleva ni me entiende.

Y ya va siendo hora de que las compañías aereas prohiban de una vez el servir bebidas alcoholicas a bordo. Si ya se hizo con el tabaco, se ha de hacer tambien con el alcohol. El espacio es demasiado pequeño para tener que aguantar estas cosas.

Pero eso no fue todo…al facturar la australiana de turno me pidio que le enseñara un vuelo de salida de Singapur, y ya no pude mas, le insinué si había algún problema con los pasaportes españoles o si se debía al color de mi piel.
Voy a ser politicamente incorrecto…aun quedan algunos anglosajones (ahí entran tambien australianos y estadounidenses blanquitos) racistas de tres pares de cojones, y no es la primera vez que lo oigo de canadienses o alemanes que estan trabajando allí.
Quizás ahora no son racistas con lo afroamericano (ese racismo ahora esta mal visto), ahora el racismo va enfocado a lo que suene a oriente medio (iraní, palestino, árabe; y por extensión cualquier cosa que se parezca, ahí entramos los latinos)…ya se cargaron a tiros a un brasileño en Londres hace no mucho, que les jodan a todos esos hipócritas.

…..

Un día en Singapur ha servido para olvidarme de Australia y para coger una nostalgia de China enorme; me senté a comer en un puestecillo chino un pato estofado con arroz, y sonaba una de esas canciones cursilonas chinas para adolescentes chinas en la edad del pavo chino (quien haya estado en China sabrá de que hablo). Y el caso es que me han entrado unas ganas tremendas de volver a China.

Tras solucionarme la salida de Singapur para la mañana del día siguiente, me dediqué a recorrer parte de la ciudad que no vi la primera vez que pase por aquí. El dia estaba lluvioso y muy gris, igual que justo hacía un par de meses, antes de Indonesia y antes de Australia.
Así que una vez comenzo a llover, me busqué los dos centros comerciales mas bestiales de la ciudad.
Los shoping malls son en la actualidad la tipología arquitectónica mas monumental, los templos del consumo contemporáneo que suplieron la función de antiguos foros y basílicas.
En las urbes mas avanzadas, el shopping mall recurre a la arquitectura mas espectacular y narcisista para llegar a la categoría de nuevo monumento.
El Orchard central impresiona con sus espacios interiores atravesados por los ascensores y escaleras, y su aparcamiento protegido por una piel de extrañas geometrías, pero el shopping mall mas impresionante y grande que he visto hasta ahora es el Vivo city en el puerto de la ciudad. Formas alveolares y una piel que recubre al edificio como una membrana celular o un tejido vivo, donde cubierta y fachada son la misma cosa.

HOJA DE RUTA – EL VIAJE SOBRE EL MAPA

PONLE MUSICA

Volver a pasear por las calles de Singapur ha sido un volver atras….
Un Rewind

2 comentarios to “EPISODIO 50: DE REGRESO A SINGAPUR”

  1. he oido…”ganas tremendas de volver a china”????….
    me apuntoooohhh!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: