EPISODIO 40: BALI, EL INTERIOR DE LA ISLA

Bali, ese destino soñado por tantos viajeros, el ideal asociado al paraiso, playas virgenes, olas perfectas para el surf, tolerancia y gentes amigables, idilicos arrozales dispuestos en escarpadas laderas intercalados por exuberantes cocoteros, el destino para recién casados en luna de miel, un lugar para relajar los sentidos con terapias naturales y spas, una meca backpacker, hippie o surfer, lugar de fiestas y raves….

Esa es la idea predeterminada que se tiene de Bali…aunque la realidad sería un:
SI, pero NO
…dificil explicarlo…pero voy a intentar hacerlo.

Lo primero que se me ocurre es que Bali es una marca, una marca muy bien explotada y comercializada. Hasta el punto de que algunos turistas que reducen su viaje indonesio a la isla no sabe ni si quiera que ha estado en un país llamado Indonesia y no Bali como pensaban.

Bali fue un alto en el camino en las rutas hippies que transitaban entre Asia y Australia en los 70, un lugar en el que muchos de ellos pasaban largos periodos de tiempo, o incluso echaban raices, como Goa en la India o las islas de Tailandia.
El hecho de ser un reducto hinduista en un entorno musulmán hizo de la isla un lugar en el que la tolerancia con asuntos diversos como el alcohol, el sexo, o las drogas tuviesen un tratamiento mucho mas relajado que en el resto del archipielago. Los balineses tradicionalmente fueron mas liberales en esos aspectos. Asi los hippies encontraron un lugar perfecto para relajarse tras sus rutas por Australasia.

Pero el tiempo paso, los resorts y los touroperadores llegaron, el turismo de masas tambien y las ansias de dinero tambien. Asi, lo mas obvio es que Bali hoy ya no es lo que fue.

Mi primera impresión es una reafirmación de algo que ya comprobé en India hace un par de años. Los hinduistas adoran el dinero, y adoran ganar dinero por encime de lo demás (incluso de sus creencias religiosas). Así lo explotan todo muy bien. Eso es lo primero que notas al llegar desde Java. En Bali todo esta organizado para captar tu dinero. Tal vez también es un tema de que llevan mucho mas tiempo recibiendo turistas.
En posteriotres capítulos hablaré de las playas y de si Bali es o no es tal paraiso.

Con un tamaño no mucho mayor al de Mallorca es facil recorrer toda la isla en excursiones de un día con un campo base, aunque el interior montañoso y accidentado puede hacer que las distancias sean mas largas de lo esperado.

Yo decidí empezar a recorrer la isla por su interior y no por sus playas. Por un tema de autobuses y horarios comencé por la zona de los lagos Danau Bratan.
Allí hay tres lagos preciosos enmarcados por una zona de denso bosque tropical. En las orillas de los lagos se emplazan diferentes templos hinduistas con una configuración unica de esta zona de Bali, con las vijaras cubiertas por 7, 8 o 9 hiladas de sombreretes decrecientes en tamanyo, como pagodas estilizadas, mas parecidos a los templos nepalíes que a los templos de la India.
Un sendero enlaza dos de estos lagos por un denso bosque tropical. Posiblemente los guías locales con muy mala idea ha pintado en los arboles señales para confundir al caminante y derivarlo a caminos que se adentran en lo mas profundo de la selva o conducen a ninguna parte. Tras perder casi una hora siguiendo uno de esos caminos verifiqué que hay que guiarse por unas notas colgadas en los troncos de los arboles que clasifican algun ejemplar por la especie a la que pertenece, estas notas marcan un arbol cada 50 metros (si se dejan de ver, es que te equivocaste de camino, asi que hay que recular. El bosque es exuberante, en algunas zonas impenetrable, esta zona es de gran pluviometria y humedad. En algunos lugares el camino retorna a las orillas de los lagos para llegar a algun templo en desuso. Al otro lado de los lagos una carretera discurre por la cresta de los lagos ofreciendo diferentes vistas. Ese es el lugar mas transitado y de parada de los autocares turisticos.
Esta es una zona muy tranquila por la noche con un alojamiento calidad precio increible. La mayoria viene aqui en excursiones organizadas de un dia desde las zonas de playa. Si te quedas aqui para dormir, ademas de gozar de un cielo plagado de estrellas, puedes disfrutar de un bungalow privado en medio de jardines tropicales por muy poco, y hartarte de fresas.

Un poco mas al este la impresionante caldera del volcan Gunung Batur es otro fijo obligado en cualquier viaje por el interior de Bali.
Un magnifico crater emerge del centro de una enorme caldera o crater mayor. La base de la caldera se encuentra parcialmente anegada por un lago. Una carretera recorre el borde de la caldera ofreciendo diferentes vistas y miradores.
Este es uno de los volcanes mas activos de la region, y no hace mucho tuvo un brote de actividad con algunas coladas de lava, aunque durente mi visita la lava estaba solidificada y el volcan dormia tranquilo.

Los chavales de la zona organizados en una espectacular trama que incluso recurre a la intimidacion o la fuerza a veces, se han hecho con el monopolio de las excursiones a la cima del volcan. Sus estratosfericas tarifas son un insulto al sentido comun. El hecho es que al llegar a las poblaciones circundantes, el viajero es sometido a una arrolladora presion para que se una a una de las excursiones guiadas. Las presiones van acompanyadas de advertencias de que no es seguro o esta prohibido caminar solo por la zona.
Pero yo, el Gran Iconoclasta de vuelta de todo y mas sabio por viejo que por diablo no iba a caer tan facilmente. Los jovencisimos surfistas australianos y mochileras alemanas son presa facil de estos depredadores que estan ganado mucho dinero con este turbio negocio.

El tema es sencillo, hay que caminar a partir de las 5 de la manyana, una vez los guias y sus grupos ya han salido. Entonces si te mueves bien y encuentras el camino antes de ser visto, en un par de horas puedes hacer cumbre y bajar sin gastar un centimo de euro, ahorrando mas de 40 dolares. De acuerdo, no ves la salida del sol, pero yo ya habia visto unas cuantas en Java. Intentar caminar a las 4, cuando salen todos los guias es una provocacion inecesaria, se han dado casos de intimidaciones que han recurrido a la fuerza.
Regresando fui cazado por dos de los ‘guias’. A sus preguntas de si bajaba del volcan, con un cinismo interplanetario y una sonrisa en la boca respondi…noooooooooooo, tengo el pie jodido, look…y me aleje de ellos saboreando mi victoria.
La espectacular Yamaha que conducia uno de los ‘guias’ delataba lo facil y rapido que esta gente esta haciendo dinero. A razon de 5 o 6 personas por guia, en dos horas, estos empresarios pueden ganar 240 dolares (que en Indonesia es el salario medio mensual).
No amigo balines, tu no vas a tener un coche mejor que el mio a mi costa. Le tomas el pelo a Vishnu, a Brahma o a tu senyora madre, pero a mi no.

En cualquier caso, si no hay actividad (no se ven coladas de lava), la excursion no vale la pena. Esos honorarios podrian estar justificados cuando hay actividad volcanica, y cuando realmente si puede conllevar un riesgo adentrarse en la caldera por cuenta propia. Y en todo caso, las vistas del volcan desde el borde de la caldera son siempre mejores que desde la cumbre del volcan (ademas de ser gratis).

Al sur del volcan, a unos 35 km, Ubud es la capital cultural de la Isla y el contrapunto al Bali playero.
Un lugar realmente muy agradable, emplazado entre distintos valles maravillosos de arrozales, terrazas, cocoteros, con fantasticos templos y palacios. Ubud es una localidad en la que se respira un ambiente snob, plagado de galerias de pequeños y no tan pequeños artistas locales, y algunos extranjeros (entre ellos un tal Jose Blanco, toda una institucion). La mejor oferta gastronomica de la isla y una impresionante oferta de hoteles, resorts y spas para todos los bolsillos, y en los que el refinamiento oriental alcanza la categoría de lujo asiatico completan la experiencia.
Pasear entre arrozales, nadar en la piscina rebosante sobre un valle atiborrado de cocoteros y arrozales, cenar la mejor cocina balinesa fusion preparada por algun renombrado cheff, y darse un masaje a cuatro manos seguido de un baño de miel y petalos de flores, hacen de Ubud un destino de aquellos en los que uno desearia haber nacido millonario en esta vida.
Realmente la oferta de lujo que puede encontrarse aqui podria incluso parecer insultante en estos tiempos de crisis mundial que corren, aunque si hay un lugar en el mundo donde parece que los efectos de esta recesion no se notan es posiblemente en Ubud.
Si no se dispone de tantisimo dinero pues siempre se puede recortar el programa.
Caminar es gratis, los arrozales estan abiertos a todo el mundo, las puestas de sol tambien son gratis. Por muy poco dinero un mototaxi te lleva a donde quieras, por un poco mas, puedes disponer de tu propia moto para tener mas libertad. El alojamiento economico es bueno, y cenar en un bonito restaurante esta al alcance del bolsillo de cualquier occidental. Los masajes tambien son asequibles si no te los das en un exclusivo spa.
Para completar la jornada se puede asistir a alguno de los omnipresentes espectaculos de kratak o danzas tradicionales.


Yo, prescindí de las performances culturales y opté por invertir en buenas cenas, entre otras con Eddie y Katrinna dos alemanes que conocí en Java y me reencontré aquí.

Tuve la ocasión de ver muy de cerca (y fotografiar) a las guapisimas bailarinas del espectaculo de danza tradicional balinesa ya que eran las hijas de mi casero y vivian en mi misma guest house y ya salian de allí arregladas puntualmente cada tarde a las 7. La mala noticia es que en lugar de confraternizar con ellas, quien venia cada mañana a traerme el desayuno a la habitación (a la puerta, de allí no lo dejaba pasar) era un ladyboy bastante masculino y muuuy pesado que al parecer se encaprichó de mi y no paraba de acosarme cada día (sigo gustando mas a los tios que a las mujeres, que se le va hacer, resignación).

Junto a Tampasarik se encuentra Gunung Kawi y sus impresionantes relieves en un cañón tras una preciosa zona de arrozales. Creo que esa es la excursión obligada que se ha de hacer en Bali si solo se va a visitar algo al margen de las playas y Ubud. Nueve enormes pagodas grabadas en la roca hacen del sitio una Petra balinesa en miniatura.

Y a escasos 10 kilometros de allí encontraremos uno de los lugares mas sagrados de Bali, Tirta Empul, fundado como lugar de culto hace mas de mil años junto a un estanque del que brotan aguas sulfurosas y en el que los hinduistas realizan abluciones especialmente los días de festividad. Y al fin una de cal después de tanta arena, ese día casualmente yo pasaba por allí.

Un par de dias antes, estuvieron en Ubud, Julia Roberts y Javier Bardem rodando unas escenas en el bazar. La prensa se hizo eco del tema. Me sorprendio mucho ver a Javier en la primera plana de un periodico Indonesio.

De Ubud movi el culo a las islas Gili, frente a la vecina isla de Lombok, sin haber pisado aun ninguna playa de Bali.

HOJA DE RUTA – EL VIAJE SOBRE EL MAPA

PONLE MUSICA

GALERIA DE IMAGENES

2 comentarios to “EPISODIO 40: BALI, EL INTERIOR DE LA ISLA”

  1. BRAULIO,HEIDI,DIANA Says:

    ME INTERESA CONOCER ACERCA DE LA FORMA DE VIDA EN BALI CUALQUIER INFORMACION SERA IMPORTANTE :TRABAJO,NEGOCIOS ,IMBERSIONES,VIVIENDA, ESCUELA. AGRADESIENDO SU INFORMACION GRACIAS

    • newadventuresinasia Says:

      Le sugiero que se ponga en contacto con la oficina de turismo de Indonesia en su pais.
      Este no es el lugar.
      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: