EPISODIO 35: EMEISHAN Y LOS ULTIMOS DIAS EN CHINA



Desde Songpan no nos quedo otra que desandar lo andado y regresar a Chengdu desde donde teniamos un vuelo hasta Guangzhou (no nos parecio coherente gastar 24 horas en un tren para hacer ese ultimo trayecto).
De Guangzhou saltariamos en una hora de tren a Hong Kong para enlazar con nuestros respectivos vuelos (yo a Yakarta con escala en Singapur, y Jordi de vuelta a Barcelona).

(*) Para los que disponen de tiempo en su visado, desde Songpan/Juizhagou se puede continuar hacia el norte a traves de una escenica ruta hasta Xiahe, la ciudad tibetana mas sagrada fuera del Tibet que alberga el imponente monasterio de Labrang (siempre y cuando este abierta a los visitantes foraneos, porque suele ser un terreno vetado a los turistas).
Si no se ha de desandar lo andado en autobuses borregueros por toda la zona catastrofica posterior al terremoto hasta llegar a Chengdu.

Teniamos dos dias en Chengdu antes de coger el avion a Guangzhou, asi que nos fuimos a ver un centro para la reproduccion de los osos pandas en las afueras de Chengdu (tal vez la unica atraccion de interes de la ciudad). Alli se pueden ver a los ejemplares recien nacidos en incubadoras (imposible que no se te escape un aiiiiiiiiiiiiiiii con una babita al verlos ahi tan pequenyitos y tan peluchitos con esos hociquitos y esas pezunyitas…SI, no reirse, hasta a nosotros, dos hombres duros, hechos y derechos, curtidos por horas de tren y noodles en las clases borregueras chinas)…pero sin mariconadas, eh.
En el centro de reproduccion y cria pueden verse osos panda gigantes de todas las edades y pandas rojos. Y si tienes pasta para gastar…hasta hacerte una foto sosteniendo a alguno de ellos en brazos.



Como nosotros entendemos que el conservacionismo y la proteccion de especies en peligro de extincion deben financiarse con otros metodos, y no convirtiendo a los animales en articulos de feria, nos abstuvimos de intervenir en dicha estrafalaria performance de feria. Los turistas americanos (Chengdu es un lugar al que van muchos turistas estadounidenses, no se por que) en cambio, pasaban todos por caja, tal vez porque tambien son muy amigos de la feria y las tombolas como los chinos.
Los chinos nos siguen sorprendiendo con sus extranyas formulas de entender la conservacion de su patrimonio.

Aun nos quedaba un dia y medio, asi que sobre la marcha nos improvisamos una escapada al monte Emeishan, una de las montanyas mas sagradas para los budistas en China.
Sabiamos que seria imposible subir y bajar de la montanya en un solo dia (se suelen recomendar un minimo de tres). Asi que tomamos la opcion directa de subir en auntobus hasta cota 2.500 y de alli los ultimos 500 metros en funicular hasta la cumbre para luego bajar caminando. Nuestra idea era dormir en la cumbre para ver la salida del sol, pero (otro fallo mas de la Lonely) el ultimo autobus ya habia salido cuando llegamos a la base de la montanya, asi que tuvimos que dejarlo todo para el ultimo dia. Muchos diran, ah vaya par de nenazas, subiendo en autobus y funicular como los chinos….si pero….es que la bajada son 16 km con un desnivel acumulado de 2.500 metros!!!, los senderistas experimentados sabran lo que es afrontar un desnivel de 2.500 metros en un dia…y, no por senderos sino por escalera de piedra.
Si multiplicamos 2.500 metros por 5 escalones cada metro, nos saldra la friolera de 12.500 escalones…
Con cifras asi, no se aceptan comentarios despectivos.
Por eso la subida suele hacerse en un par de dias. Aunque hay quien lo hace en un dia. Las 10-12 horas de subida no las quita nadie por mucho nivel de fitness que se tenga.














La cumbre al amanecer es impresionante. Una surreal y gigantesca estatua del Bodisatva Avalokitesvara revestida de oro resplandece con los rayos del sol entre el humo de cientos de cirios. El olor a incienso lo impregna todo. Los fieles devotos dan vueltas alrededor de la colosal estatua al ritmo de campanillas. La cumbre se precipita al vacio en la cara este con un vertical acantilado de unos mil metros de caida libre. Las vistas de la llanura al borde del acantilado no son aptas para el que padezca de vertigo. Aunque son muchos los turistas chinos que suben a hacerse sus fotos tipicas, el lugar no ha perdido su magia. Me vienen a la mente los recuerdos de cuando estuve en mi primer edifico budista, la pagoda Swe Dagon en Birmania.
Tuvimos mucha suerte realmente, un 75% de los que suben a la montanya tienen la recompensa de una niebla cerrada, nubes que reducen la visibilidad a no mas de 5 metros. Nosotros vimos hasta las cumbres nevadas de las cordilleras que separan el Tibet de Sichuan a mas de 100 km de alli.
Aunque el entorno era magnifico, grande, muy grande, no podiamos entretenernos demasiado; a las 4 de la tarde teniamos que estar abajo de la montanya para poder coger el ultimo bus hacia Chengdu ya que al dia siguiente debiamos partir hacia Guangzhou.

La interminable escalinata se encuentra custodiada en varios tramos por bandas de monos perfectamente organizadas que atacan a los caminantes para sustraerles sus pertenencias (especialmente comida, pero tambien cualquier otra cosa que pueda llamarles la atencion, esto es cualquier cosa que lleves en las manos). Lo mejor es hacerse con una buena vara de bambu (mientras mas gorda mejor) para intimidarlos golpeando el suelo con fuerza. La vegetacion cambia de alpina a subtropical a medida que se desciende y por el camino se recorren distintos monasterios que tambien cumplen la funcion de albergue para peregrinos y caminantes.
Sin habernos equivocado ni media hora en nuestras previsiones, a las 4 de la tarde estabamos abajo. Bus a Chengdu, cena, cama y vuelo para Guangzhou al dia siguiente.





Paseo por el rio y cena en la isla de Shamian con Paulaners y calamares a la romana para despedir China. Si, de acuerdo, la comida cantonesa sera la mejor de toda china y bla, bla, bla…pero yo cuando paso por Canton…si llevo meses de viaje, de noodles y salchichas de plastico y pollo de super chino…me voy a comer unos calamares a mi restaurante de comida occidental favorito de Guanzhou…


La ultima manyana en China yo la aproveche para cortarme el pelo (desde que entre en China llevaba planteandomelo….) y Jordi para ver los edificios de la new town al oeste de la ciudad (que yo ya vi la primera vez que pase por aqui).
Una horita en tren….y estabamos en Hong Kong bajo un biblico chaparron y ante las inminentes amenazas de un par de tifones que estaban azotando la zona.

HOJA DE RUTA – EL VIAJE SOBRE EL MAPA

PONLE MUSICA

GALERIA DE IMAGENES

4 comentarios to “EPISODIO 35: EMEISHAN Y LOS ULTIMOS DIAS EN CHINA”

  1. ohhh…todavia tengo alguna microagujeta en algun musculo de mis piernas como consequencia de esa bajada!

  2. Amaia Says:

    Uau! Que pasada

    Gracias German por compartir todo esto, esta entrada me ha hecho soñar.
    Tienes algo que no se que es, pero consigues hacer volar la imaginación.
    Todo, las fotos, la musica, los paisajes, lo que cuentas…que bonito.

  3. jordiA+ Says:

    jajajaja…perdon!!
    me vino a la cabeza,,,el asalto de los monos a tu bolsa!!
    i el guarda-chino,,metiendote la bronca por habertela dejado robar!!
    que bueno!! que recuerdos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: