EPISODIO 25: LAS CIUDADES OASIS



Una vez dejada atras la vieja Kashgar, las caravanas se volvian a bifurcar y bordeaban las temibles arenas del gran desierto de Taklamakan por el sur o por el norte. A distancias razonables la naturaleza (ayudada por ingeniosos sistemas de irrigacion artificiales) dispuso de distintas paradas necesarias para hacer viable la ruta.
En el sur, Hotan es la mas renombrada.
En el este, Loulan, la mas misteriosa. Emplazada junto a un misterioso lago que desaparecia y reaparecia en otra posicion distinta, Loulan termino sus dias engullida por las arenas del desierto casi de la noche a la manyana.
Al norte, Kucha y sobretodo Turfan eran las dos paradas clasicas.

Aunque Victor tenia mucho interes en Hotan y la ruta sur, al final convenimos seguir la ruta norte, mucho mas rica en restos y reliquias del pasado.
Nuestra primera parada tras Kashgar fue el oasis de Kucha. Alli tuvimos la primera toma de contacto con el arte rupestre budista. Una constante en toda esta zona son las cuevas budistas adornadas con excelentes frescos los mas antiguos del siglo II o III de nuestra era, hasta los siglos XII o XIII los mas recientes que narran escenas de la vida del buda. El imaginario iconografico budista reemplaza al cristiano que era visible en la primera parte de la ruta (Italia, Turquia, Georgia…Matera, Capadocia, Davit Garetja). Los emplazamientos (al igual que en occidente) siempre en valles ocultos o escarpados canyones para permanecer lejos del alcance de los iconoclastas musulmanes mas radicales.
Las cuevas de Kizil en un acantilado junto a un sosegado rio de aguas tranquilas y vegetacion exhuberante son modestas en cuanto a dimensiones, aunque muy refinadas en tecbnica. Seguiran Bezeklik y otras tantas thousand buda caves hasta que lleguemos al impresionante grupo de Mogao (la capilla sixtina del arte budista).






Turfan emplazada en la segunda depresion mas profunda del mundo tras el Mar Muerto es otro de los vergeles que desafiaban al desierto. Una preciosa mezquita afgana y unos curiosos secaderos de uva cubicos de ladrillo son la imagen mas caracteristica de una ciudad que holgazanea a medio dia cuando el achicharrador sol brilla alto bajo parras cargadas de uva hasta el imposible (en esta epoca del anyo), y que se revitaliza a la caida de la tarde cuando el calor se hace mucho mas soportable.
La mejor manera de combatir ese calor y la consecuente deshidratacion es comiendo unas de las mejores uvas y melones (para los no alergicos) del mundo, que segun cuentan, se crian en estos oasis.

Muy cerca de Turfan esta el grupo de cuevas de Bezeklik, emplazadas en un escenico canyon a los pies de las imponentes Montanyas Llameantes.
Al margen de las propias ciudades oasis y las cuevas, tambien se pueden encontrar restos de antiguas ciudades caravaneras y fortificaciones de adobe derruidas y arrasadas por el tiempo y la arena como Gaochang pero sobretodo Jiaohe emplazada en una mesa natural rodeada de escarpados y verticales riscos, un sobrecogedor mar de ruinas barrido por el viento.














Dunhuang es la ultima ciudad oasis en los ultimos coletazos del Taklamakan, pero tambien en las puertas del Gobi y del corredor de Hexia. La ciudad se localiza a los pies de enormes dunas e arena de cientos de metros de alto. Un paraje muy caracteristico (y tambien muy apreciado por las hordas de turistas chinos) es el lago de la media luna. Un curioso manatial en forma de media luna que brota entre las dunas y que se ha convertido en uno de los lugares mas fotografiados de esta parte de China.
No conseguimos colarnos ni evitar los 120 yuanes de la entrada, pero en contrapartida desafiamos a un policia con megafono que no paraba de decir que bajaramos de una parte de la duna a la que supuestamente no se podia subir y al que haciamos caso omiso.

El “please come here, are you foreigner?, do not climb to the dunes” es uno de los momentos grandes del viaje. A la bajada, tuvimos la desfacjhatez de no mezclarnos con los demas turistas chinos y pasar por delante del guarda. Ante tal provocacion la autoridad estuvo tentada de multarnos con 500 yuanes…(lo mereciamos no por haber subido a la duna, sino por capullos)…le convencimos de que no entendiamos ingles ni chino.

Pero la atraccion de Dunhuang no es esta laguna sino el espectacular grupo de cuevas de Mogao, sin duda una de las grandes maravillas de China, y uno de los puntos culminantes del arte budista como las cuevas de Ajanta.
Aqui a lo largo de un canyon de mas de tres kilometros se reparten mas de 10.000 cuevas. Aunque la entrada cuseat la friolera de 20 euros, aunque solo se muestran 10 cuevas, aunque esta estrictamente prohibido entrar una camara de fotos dentro del recinto, aunque las cuevas han de visitarse acompanyados de una guia….pese a todo vale la pena. Asi que podeis imaginaros lo que es eso. Ninguna de las cuevas que se visitan deja indiferente. Dos enormes budas serian baza suficiente, pero las demas cuevas con budas reclinados, centenares de esculturas policromadas menores y unos frescos que cubren hasta el ultimo centimetrpo de cada cueva, hacen de la visita de estas cuevas una provocacion constante al sentido de la vista.





HOJA DE RUTA – EL VIAJE SOBRE EL MAPA

PONLE MUSICA

GALERIA DE IMAGENES

PONLE MUSICA

2 comentarios to “EPISODIO 25: LAS CIUDADES OASIS”

  1. overseas Says:

    “do not climb to the dunes”…ja, ja, ja…los chinos hablan ingles cuando les interesa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: