EPISODIO 20: BUKHARA, SAMARKANDA, Y SHAKRISABDZ


Y tras la maravillosa Khiva teníamos por delante dos perlas mas cuyos nombres resuenan en el ideario de cualquier viajero y que a la vez están profundamente ligadas a la ruta de la Seda: Bukhara y Samarkanda.

Bukhara aporta su mejor conservacion como ciudad, su trazado urbano original, su bazar semicubierto, y una maravillosa coleccion de madrasas y mezquitas de ensuenyo interconectadas por calles medievales. Samarkanda aporta el nombre (quien no ha oido hablar de Samarkanda?), el mito, y la grandeza de las construcciones (mucho mayores que las que pueden encontrarse en Khiva o en Samarkanda), pero desgraciadamente tambien una sobrereconstruccion excesiva de los edificios que aparecen como demasiado nuevos y relucientes, y una destruccion del tejido urbano en una muy discutible politica urbanistica de arrasar con las ciudades viejas para dejar los edificios monumentales aislados como islas en mitad de artificiosos y destartalados parques.

Pese a todo Samarkanda no decepciona, las construcciones de los tiempos del gran Tamerlan son grandiosas, esplendidas. La plaza del Registan en la que se articulan tres medresas es toda una leccion de urbanismo y planificacion de la edad media. La proporcion entre patios interiores y plaza central es perfecta. El mausoleo de Tamerlan es otra de las construcciones bien proporcionadas y muy elegantes. Pero el lugar quizas mas delicioso y tranquilo de la ciudad es el cementerio de Shah i Zinda, emplazado en las afueras de la ciudad en una colina en la que se cree se encontraba parte de la muralla de la Maracanda de tiempos helenísticos. En esa colina hay una sobrecogedora una avenida flanqueada por mausoleos medievales a lado y lado y que desciende solidariamente a la orografía de la ladera. La mayoría se encuentran revestidos de azulejos esmaltados en azul, con elboradas geometrías.

Bukhara, mucho menos rusificada, mas medieval es para mi gusto la mas bonita de las tres perlas de Uzbekistan. Sin la excesiva museizacion de Khiva, ni la excesiva rusificacion de Samarkanda quizas es la que mejor conserva el espiritu de ciudad de mercaderes y estudiantes de la ruta.




En cualquier caso es imprescindible verlas las tres.

En Bukhara comienza a florecer la industria backpackera de guest houses en torno a la plaza central. El barrio comienza a parecerse a Thamel de Kathmandu. Mucha y buena oferta de alojamiento. En Samarkanda al igual que los edificios monumentales, las guest houses se encuentran mas dispersas. Al final casi todos terminamos en la Baodir B&B. Por alli casi todos nos hemos estado quedando una semana de promedio, no porque Samarkanda requiera de todo ese tiempo, sino por lo agradable del lugar. Un dia se podia contabilizar mas de 10 bicicletas de overlanders bicicleteros que siguen la ruta con bici. En nuestro caso la espera de una semana vino motivada por la emision del visado de Kirguizstan (consideramos que era mejor regresar a Samarkanda en lugar de quedarnos esperando en la moderna e impersonal Tashkent, capital del país).


Desde Samarkanda se pueden hacer algunas excursiones interesantes de un día, de esas de salir por la mañana y regresar a la noche a dormir al Baodir.

El mercado dominical de Urgut (debe irse en domingo) es uno de los mas multitudinarios y coloristas de la región, un potencial campo de bazas fotográficas. Victor me enseña los trucos para perderle la vergüenza a hacer fotos a la gente y estamparles la cámara a un palmo de la cara.

Shakhrisabzd, a unos 80 kilómetros al sur de Samarkanda es otro de los daytrips interesantes. Para llegar hasta allí se hace preciso superar una pequeña cadena montañosa por un puerto de montaña. Al otro lado en medio de una calurosa llanura, Shakrisbdz puede alardear de ser el lugar de nacimiento del gran Timur y el lugar en el que el estadista consolidó su gran palacio. Unas cuantas mezquitas y mausoleos cubiertos con las características cúpulas azules, y un animado mercado completan la oferta. Sorteamos el calor pasando media tarde estirados en una chaikana comienso sandía y bebiendo cerveza. Unos shahshlicks que consumo allí posiblemente serán la causa de la primera (y finalmente la única)indisposición seria de todo el viaje que me obliga a pasar un par de días recluido en la habitación de la Baodir BB con frecuentes visitas al baño.



HOJA DE RUTA – EL VIAJE SOBRE EL MAPA

SLIDE SHOW

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

PONLE MUSICA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: